Costumbres de Marruecos (y II)

Costumbres de Marruecos (y II)

Escrito por: slledo    6 Junio 2012     Comentario     2 minutos

Hoy os traigo de nuevo más puntos interesantes sobre las costumbres y las prácticas de Marruecos. Conocer los rituales cotidianos de otros países nos ayudará a ser recibidos con agrado y además a enriquecernos y entender mejor la forma de vida de otros pueblos. Debes saber que normalmente se saluda y se paga con la […]

Hoy os traigo de nuevo más puntos interesantes sobre las costumbres y las prácticas de Marruecos. Conocer los rituales cotidianos de otros países nos ayudará a ser recibidos con agrado y además a enriquecernos y entender mejor la forma de vida de otros pueblos. Debes saber que normalmente se saluda y se paga con la mano derecha ya que la izquierda se considera “sucia” por estar reservada a la higiene en el baño. Si nos invitan a comer, tendremos que lavarnos antes las manos y esperar que el cabeza de familia rece la oración pertinente.

Para entrar en lugares religiosos las mujeres tienen que cubrirse. Normalmente la entrada a los edificios dedicados a la oración está reservada a los musulmanes. En cuanto a los lugares de ocio, también existen diferencias. Las mujeres cuando van solas o quedan con otras mujeres, suelen hacerlo en pastelerías y restaurantes. Los cafés están más reservados para los hombres. Sin embargo, si van acompañadas de un hombre, se sentirán igual de cómodas en un café.

Debido a que el contacto físico entre diferentes sexos está tan limitado en los lugares públicos, los hombres suelen ser muy efusivos hacia sus amigos y personas a las que tienen afecto. Por este motivo, suele ser habitual ver en la calle a hombres cogidos de la mano como muestra de su amistad.

El alcohol no tiene muy buena fama en Marruecos, por eso aunque hay restaurantes y hoteles donde sirven bebidas alcohólicas, está muy mal visto beber en la calle o dar muestras de estar ebrio. Por último, tienes que estar preparado para el regateo. Forma parte de su cultura y es habitual. Es un acto social muy común, de hecho normalmente los productos no están marcados. El comprador empezará dando un precio y el tendero otro. Así hasta que se llegue a una cantidad beneficiosa para ambas partes. El regateo es tan habitual que si aceptas el precio a la primera pueden sentirse ofendidos.

Foto | Flickr-Shaorang


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.