El yacimiento de sal de Bex, un fascinante mundo subterráneo

Escrito por: mvargas    8 marzo 2015     2 minutos

No todo en Suiza son montañas alpinas o lagos, sino que también existen otros rincones impresionantes que, aunque quizá aparezcan menos en las guías turísticas, valen la pena ser visitados. El yacimiento de sal de Bex es, por ejemplo, uno de ellos, un importante yacimiento salino que continúa en explotación a día de hoy y que fue descubierto en el siglo XV en el cantón de Vaud, concretamente a unos 9 kilómetros al sur de Aigle, en el pequeño pueblecito de Bex.

Durante siglos, la sal significó riqueza y poder, puesto que era un artículo raro y difícil de transportar. De hecho, era denominada el alimento de los dioses y una materia prima imprescindible para la obtención de la plata. Hace más de unos 60 millones de años el actual valle del Ródano contaba con muy poca profundidad y la sal de ese mar dio origen al yacimiento de Bex, el cual en la actualidad es capaz de extraer anualmente alrededor de 30.000 toneladas de sal. El turista que se acerque hasta él podrá visitar la mina y un interesante museo en el que se exhibe el desarrollo de la extracción de sal desde el año 1684.

Por otro lado, un pequeño tren llevará a los visitantes a las galerías subterráneas y también al restaurante que se localiza en el interior de la montaña, aunque no se puede visitar toda la mina. El yacimiento de sal de Bex abre de abril a octubre de martes a domingo y los tours varían entre una hora y cinco.

Vía | <a href="http://www.mines.ch/fr/» title=»Les Mines de Sel» target=»_blank»>Les Mines de Sel
Foto | Wikimedia Commons

Comentarios cerrados


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.