La Cueva de Altamira, la Real Academia del Arte Rupestre que se encuentra en Santillana del Mar

por el 10 febrero 2016

cueva-altamira-figuras

Hay lugares en España que resultan increiblemente hermosos, que aúnan el trabajo de la Naturaleza durante millones de años y la mano del hombre desde mucho antes de lo que imaginamos. De hecho, en Santillana del Mar, una pequeña y preciosa población de Cantabria se encuentra la Cueva de Altamira, un accidente geográfico que ha servido de refugio y hogar a seres humanos desde hace 35.000 años. Esta cueva fue ocupada desde, aproximadamente desde ese momento hasta 13.000 años antes de nuestra era. En ese momento se produjo un derrumbe en la entrada que selló el acceso.

Esto ha hecho que los tesoros ocultos en su interior hayan perdurado hasta hoy. En las paredes de Altamira se han encontrado cientos de dibujos realizados con las manos y primitivos instrumentos de pintura, representando bisontes, con impresiones de manos y símbolos de los que se desconoce el significado pero que están perfectamente visibles y que nos muestran el trabajo de cientos (sino miles) de generaciones de habitantes de la zona.

La cueva fue descubierta en el año 1868 por un cazador y el arqueólogo Marcelino Sanz de Sautuola fue el encargado de realizar los primeros estudios sobre ellos. Así, se consiguió determinar su antigüedad, algo que causó una gran conmoción en la sociedad de la época, porque tiraba por tierra todo lo que creían saber sobre la historia de la Humanidad.

Aunque se podía visitar la cueva, las condiciones de conservación hacían que fuera muy limitado el acceso. Hace unos años se cerró la posibilidad de acceder a la cueva y se construyó una réplica exacta para que los visitantes pudieran observar las figuras dibujadas en las paredes como si fueran las reales.

Después se volvió a abrir al público, aunque de manera mucho más limitada. Se organizan grupos de cinco personas una vez a la semana, que pueden ver en directo la cueva de Altamira. Eso sí, se ha de firmar un documento con las exigencias para poder visitar la cueva, que incluyen una lista de comportamientos prohibidos, pensando en mantener la integridad de las figuras. Las personas que quieren entrar en la cueva se han de reunir cada día de visita y allí se seleccionan a los afortunados que podrán realizar la visita.

Para optar hay que ser mayor de 16 años y acatar completamente las normas estipuladas.

Foto | Wikipedia
Página Oficial | Museo de Altamira

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información