Los tres grandes monumentos religiosos de Burgos que debes conocer

por el 14 Enero 2018

La Catedral de uno de los grandes monumentos religiosos de Burgos

Burgos es una de las ciudades con más historia en España. Capital del Reino de Castilla durante más de doscientos años, donde se enterraron a unos reyes y se coronaron a otros, y ciudad también muy importante para el Camino de Santiago. Es por ello obvio que Burgos cuente con grandes monumentos religiosos y, especialmente, con tres que debes conocer.

Catedral Basílica de Santa María

La Catedral de Burgos es el principal monumento de la ciudad, considerado desde el año 1984 como Patrimonio de la Humanidad, por ser uno de los mejores exponentes de la arquitectura gótica. Su construcción comenzó en el año 1221, promovida por el rey Fernando III, y en posteriores siglos fue reformada o aumentada, con el añadido de algunos elementos como por ejemplo, las famosas agujas.

Dentro de la Catedral nos encontramos con la tumba del Cid Campeador y su esposa, justo debajo del espectacular cimborrio que construyó el arquitecto Juan de Vallejo. A destacar también los relieves del trasaltar y, de entre las numerosas capillas, la del Condestable, con su preciosa bóveda estrellada.

Monasterio Real de Santa María de las Huelgas

El Monasterio de las Huelgas es un monumento religioso que se encuentra fuera del centro de Burgos, al otro lado del Río Arlanzón. Es un monasterio de la orden de monjas cistercienses, fundado a finales del siglo XII por petición del rey Alfonso VIII de Castilla, y está declarado como Bien de Interés Cultural.

En este Monasterio de las Huelgas, nombre que le viene porque así se conocían los terrenos en los que se levantó, se han coronado reyes de Castilla, como por ejemplo Enrique II, y también hay tumbas reales, como las del rey Enrique I o la reina aragonesa Doña Leonor. Igualmente, cuenta con unas vidrieras señaladas como de las más antiguas que hay en España.

Cartuja de Santa María de Miraflores

La Cartuja de Miraflores es un monasterio cartujano construido a mediados del siglo XV. El nacimiento de esta Cartuja se debe a la donación de unos terrenos unos tres kilómetros a las afueras del centro de la ciudad por parte del rey Juan II de Castilla, unos terrenos donde su padre había erigido un pabellón de caza.

La Cartuja es de estilo gótico, y en ella se encuentran los sepulcros de Juan II e Isabel de Portugal, los padres de Isabel La Católica, a los pies de un bellísimo retablo mayor que fue realizado por el artista Gil de Siloé. Los cartujanos poseen obras de arte de mucho valor que se exponen de forma permanente en las capillas que conforman la Cartuja.

Foto | Flickr – Javier Sosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información