Ruigoord, un pueblo ocupado por artistas y bohemios

por el 13 Octubre 2014

Una de las casas okupas de Ruigoord, a las afueras de Amsterdam

Cerca del puerto de Amsterdam existía una pequeña aldea conocida como Ruigoord. En la década de los 60, los pocos habitantes del pueblo tuvieron que dejar sus casas atrás ya que el gobierno tenía intención de aumentar las instalaciones portuarias.

Sin embargo, ese proyecto nunca se llevó a cabo y Ruigoord se quedó vacía, hasta que una década más tarde volvió a llenarse de vida. Coincidió con el boom del movimiento okupa en Holanda en la década de los 70, boom que obligó al gobierno a tomar medidas y a permitir la ocupación, en cierto modo, siempre y cuando fuera gente sin recursos e inmuebles vacíos por un largo periodo de tiempo.

Ruigoord reunía esos requisitos y así fue como, poco a poco, fue creciendo una comunidad ocupada y autogestionada que se convirtió en la envidia de todos los movimientos de este tipo de Europa. Un espejo donde mirarse, un ejemplo a seguir durante casi 40 años.

Actualmente, Ruigoord no es un pueblo ocupa per se, sino que realmente está legalizado. Para mucha gente esta situación ha hecho que pierda en parte su esencia, pero de todos modos sigue así un lugar muy característico. Habitado principalmente por artistas y bohemios, la verdad es que su visita no deja de ser recomendable para aquellos que os podáis mover sin dificultad y salir a las afueras de Amsterdam.

A medio camino entre la gran ciudad y Haarlem, en Ruigoord hay festivales culturales de todo tipo: de arte, de música, etcétera … Una amplia programación que ayuda a que los habitantes del pueblo subsistan, aunque a veces, viendo los precios, parece que tienen necesidades poco mundanas.

Web oficial | Ruigoord.nl
Foto | Flickr – Bart Van Poll

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información