Waterford Castle, hotel con su propia isla

por el 9 Agosto 2013

Waterford Castle
Una de las ciudades más conocidas y la más antigua de Irlanda es Waterford. Cultura artística y musical se unen a la historia y la leyenda de esta mítica localidad irlandesa. Y que mejor que pasar nuestras vacaciones en Waterford en un sitio original del que nos llevemos un grato recuerdo.

El que recomendamos y vamos a visitar hoy con ustedes es el Hotel-Castillo de Waterford, cuya peculiaridad más llamativa es que posee su propia isla. Por que el hotel se encuentra ubicado en una isla cuya antigüedad es legendaria. Todo ello otorga al hotel un espíritu original que debemos vivir en directo.

Su espacio de alojamiento es corto, con diecinueve habitaciones y cinco suites de lujo, pero, al entrar en ellas, podemos admirar el estilo elegante de los muebles antiguos de Irlanda, las ventanas de hierro forjado en piedra de granito o las magníficas cerámicas pintadas a mano.

A la hora del almuerzo o la cena, tenemos donde elegir. Desde el Restaurante Munster (el más reconocido y famoso de toda la ciudad), pasando por la Sala Bar Fitzgerald (con una gran oferta gastronómica local) o la Casa Club del campo de golf, donde disfrutar de una comida ante un estupendo paisaje.

La isla nos da la posibilidad de hermosos recorridos para poder admirar la naturaleza y la fauna del lugar. Podemos perdernos por senderos estupendos para, después, detenernos a tomar un picnic que, previamente, nos ha preparado el hotel, y continuar viendo a los tejones, los ciervos y los faisanes que viven en la isla.

Para toda la familia, el hotel también prepara, desde hace años, una serie de divertidas actividades. Grandes y pequeños pueden disfrutar juntos de diversas actividades acuáticas en la zona de una tranquila cala situada a quince minutos de la orilla de la isla. Una auténtica gozada.

El relax y la tranquilidad también se encuentran en este hotel. En el vestíbulo encontrará un lugar donde disfrutar de un buen libro o una partida de ajedrez, acompañados de un té o una copa. Esto último también puede gozarlo, por la tarde, en la Sala del Conservatorio del Castillo.

Y, por supuesto, no hay que olvidar la oferta de la misma ciudad de Waterford. En ella tenemos lugares para pequeños, como los parques infantiles de la ciudad, y para los mayores, como museos, lugares de ocio y el famoso StormCine, con 8 salas para todos los públicos. 

Una ciudad de leyenda ofrece también unas vacaciones de leyenda y, como no, un alojamiento de leyenda. El Hotel-Castillo de Waterford nos posibilita los lujos y el entretenimiento que necesitamos para programar unas vacaciones que serán inolvidables en la tierra de Irlanda.

Vía | waterfordcastle
Foto | flickr-Andrea@hotelsireland

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información