La Abadía de Hagía María en Jerusalén

por el 20 Enero 2013

Abadia de Hagia Maria
Sin duda que Jerusalén es el lugar idóneo para poder encontrar monumentos y edificios, no sólo representativos de la historia de Israel, sino con un simbolismo de carácter bíblico que alcanza al resto del mundo. Sin embargo, también existen otras representaciones que , sin tener una antiguedad extrema, pueden llegar a ser muy representativas de un lugar.

Es el caso de la Abadía de Hagía María. Es una abadía benedictina , cuya construcción se produjo en 1910, y que está localizada cerca de las murallas de la Vieja Ciudad de Jerusalén y de la Puerta de Sión. Se la conocía, tradicionalmente, por la Abadía de la Dormición (glorificación) de la Virgen María, aunque, posteriormente, en 1998, se le cambió el nombre al actual.

El lugar para su construcción también tiene su historia. El Emperador Guillermo II compró, en 1898, las tierras en el Monte Sión al Sultán Abdul Hamid II y lo donó a la iglesia católica “Unión alemana de Tierra Santa”. Posteriormente, el arquitecto Heinrich Renard, perteneciente al Arzobispado de Colonia, realizó una investigación del lugar en 1899, descubriendo restos del templo bizantino de “Hagia Sion” que, a la postre, otorgaría el nombre final a la abadía.

Entre los años 1918 y 1921, fueron enviados los primeros monjes a esta tierra. En ese período, también serían expulsados. Inicialmente, el edificio fue formado como monasterio hasta que, en 1926, se le cambió su rango eclesiástico y se conviritó en abadía. Entre los años 1939 y 1945, nuevamente se expulsó a los monjes, realizándose una tercera expulsión en 1948, durante el conflicto entre árabes e israelíes.

Su estructura es circular, con una diversidad de nichos, en cuyo interior encontramos diferentes altares y un coro. Dentro de la abadía, podemos acceder a la zona de la cripta subterránea, al órgano y al lugar designado donde se produjo la Asunción de la Virgen María. También es posible acceder, a través de una galería, a dos de las cuatro torres construidas. En el interior, en la zona de la cripta, debemos destacar la capilla húngara de la misma, donde se aprecian a la virgen con el niño y diferentes reyes húngaros. Y en la sala principal circular, se contempla un mosaico con tres círculos que representan a la Trinidad.

Lugar interesante, no cabe duda. Esta abadía que, como decíamos, no es excesivamente antigua (102 años) pero posee en sus entrañas parte de la historia de la humanidad, reflejada en la Asunción de la Virgen María. Un excelente capítulo para todos aquellos interesados en esta parte de la historia.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-juanramonjimenez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enlaces a esta entrada

  1. La Iglesia de las Naciones en Jerusalén 22 Enero, 2013
  2. El Muro de las Lamentaciones, histórico lugar sagrado 1 Febrero, 2013
  3. Tiberíades, ciudad santa judía 26 Febrero, 2013
  4. La Tumba del Rey David en Jerusalén 16 Marzo, 2013
  5. Día 13 Jerusalén/Madrid | Diario de un Viaje 8 Junio, 2014

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información