Arte en el metro de Estocolmo

por el 2 Octubre 2017

Un sitio donde el arte está presente

Estocolmo es una ciudad que resulta fascinante para los turistas, paso a paso se podrá encontrar una sorpresa. Uno de los sitios que resultan atractivos es su red de metros, además de ofrecer a los visitantes un medio de transporte realmente efectivo podrá ser un lugar para disfrutar de arte.

A lo largo de sus estaciones se podrán ver numerosas obras de arte creadas por más de 150 artistas, todo ello en un recorrido de 110 kilómetros de la red, divididos en tres líneas. Para muchos el metro de Estocolmo es la galería de arte más larga de todo el mundo.

En muchos casos las obras de arte se encuentran expuestas en la estación, en otros casos se encuentran en los vestíbulos. Muchas obras pertenecen a una muestra permanente y en otros casos son exposiciones temporales.

En muchos casos las obras de arte se encuentran expuestas en la estación, en otros casos se encuentran en los vestíbulos.

En el año 1950 abrió al público la primera línea de metro que unía Slussen con Hökarängen, en ese momento era una excelente posibilidad para viajar pero no existían obras de arte en las estaciones, para ello se tuvo que esperar hasta el año 1957.

En un momento se generó una polémica acerca de si era correcto o no colocar obras de arte en sitios públicos o si era mejor dejarlas encerradas para el acceso a solo algunos, pertenecientes a clases altas y con dinero. Al inaugurarse el metro las artistas Vera Nilsson y Siri Derkert se animaron a generar una movida que tenía el objetivo de colocar obras de arte en las estaciones.

En el año 1955 se presentaron un par de propuestas y recién en el año 1957 se pudieron ver en la estación de T-Centralen, la que se convirtió en la primera en incluir distintas obras de arte después de la realización de un concurso que se había lanzado el año anterior con el objetivo de elegir los artistas.

Con el paso de los años el tipo de arte se fue modificando, ya que las tendencias artísticas no fueron las mismas en la década del año 50 hasta en el año 2000. Por otro lado, la manera en que se han construidos las estaciones también han ido cambiando, generando un impacto importante en el arte que se puede disfrutar en la actualidad.

En el año 1950 las estaciones fueron construidas con el método corte y cubiertas, estas estaciones se diseñaron por Peter Celsing, quien fuera el arquitecto jefe de los antiguos tranvías de Estocolmo. La manera en que se construyeron cavando un túnel completo con las vías, andenes e instalaciones técnicas. Muchas de las estaciones se encontraban más cerca de la superficie.

En esa época las paredes eran de baldosas que iban formando mosaicos inspirándose en viejas estaciones de tranvía. Por los años 60 se abrieron nuevos túneles y el diseño artístico era muy diferente a las opciones de la década anterior. Un claro ejemplo de ello es la estación de Ostermalmstorg.

En 1970 se continúo con la evolución generando que las construcción de los túneles ya no tenían una forma de caja y fueron cubiertas con una capa de cemento de unos 8 centímetros de grosor. De esta forma se tenía la sensación de que la estación se encontraba construida en una caverna, ya que el cemento seguía la forma dada por la roca.

En un próximo artículo seguiremos hablando de como las estaciones de Estocolmo son grandes sitios donde el arte está presente paso a paso.

Vía | Profundidad
Foto | Pixabay – Arlld

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información