lugares naturales

El Desfiladero de La Hermida, maravilla natural en Cantabria
Ocio y cultura

El Desfiladero de La Hermida, maravilla natural en Cantabria

Escrito por: Xavi Vargas
2 Noviembre 2017
Sin comentarios
2 minutos

Dentro de la comunidad autónoma de Cantabria encontramos el que es el desfiladero más grande de España. Con sus 21 kilómetros de longitud, el Desfiladero de La Hermida ha sido desde tiempos inmemoriales una importante vía de paso para atravesar la histórica comarca de Liébana, dentro de los Picos de Europa, en la zona más occidental de la comunidad cántabra.

La N-621 es la carretera que cruza este desfiladero

Este desfiladero lo forma el cauce del río Deva, que atraviesa las montañas de piedra caliza que se elevan (en algunos casos, por encima de los 600 metros de altura) a cada uno de sus lados. La zona está habitada desde hace mucho tiempo, pues ahí pinturas prehistóricas y estructuras megalíticas con miles de años de antigüedad. Así, a lo largo del desfiladero encontramos diferentes poblaciones, desde Unquera, donde se encuentra la desembocadura del Deva, hasta la otra punta del desfiladero, donde encontramos el pueblo de Lebeña.

Por la mayoría de estos pueblos discurre la principal y única carretera que atraviesa el desfiladero, la histórica Nacional 621. Los amantes de conducir por carreteras sinuosas tienen en esta nacional a una imprescindible, la vía que llega desde León hasta la costa cántabra, atravesando particularmente este paisaje digno de admirar.

Precisamente a lo largo del tramo de carretera que atraviesa los 21 kilómetros del Desfiladero de La Hermida nos encontramos con varias señalizaciones que nos indican la existencia de miradores. El más famoso de estos miradores es el de Santa Catalina, un mirador que ofrece unas estupendas vistas del desfiladero y también de los Picos de Europa, y desde el que se pueden disfrutar de la fauna aviar (buitres, águilas, quebrantahuesos ...), pues no en vano la zona está catalogada como zona de especial protección para las aves.

El puente tibetano de esta vía ferrata es el más largo de España

Lógicamente, en un lugar así, las actividades deportivas están a la orden del día. Aparte de los senderos para recorrer a pie el desfiladero y disfrutar de los miradores, existen también vías ferratas para practicar el montañismo. Los más osados pueden atreverse a cruzar el puente tibetano, una larga pasarela colgante de madera con unos 100 metros de longitud y que se eleva sobre 100 metros de altura.

Los días en los que más apriete el calor, comunes en verano pues en la zona el clima predominante es el mediterráneo, existe la posibilidad de refrescarse en el mismo río o en las pozas naturales. Y hasta en días fríos se puede dar uno un baño en las termas naturales que hay junto al Balneario de La Hermida, en el pequeño pueblecito del mismo nombre.

Foto | Wikipedia Commons - Frobles

Los acantilados blancos de Seven Sisters, en el Canal de la Mancha
Lugares de interés

Los acantilados blancos de Seven Sisters, en el Canal de la Mancha

Escrito por: Xavi Vargas
30 Septiembre 2017
Sin comentarios
2 minutos

El Canal de la Mancha es el estrecho de mar que separa Francia del Reino Unido. En lado de costa británico, entre las localidades de Seaford y Eastbourne, encontramos la formación natural que nos ocupa hoy, una hilera de acantilados que se conocen popularmente como Seven Sisters, las siete hermanas.

El color blanco de la creta es lo más característico de estos acantilados

El nombre de Seven Sisters viene de que son siete colinas las que forman estas acantilados, creados por la erosión del mar durante miles de años. De hecho, y al paso que va, ya se puede observar la formación de una octava colina, lo que significa que quizá no dentro de mucho tiempo haya que actualizar el nombre a las ocho hermanas (Eight Sisters).

Estos acantilados, que seguramente habrás visto como escenario de algunas películas y series, se caracterizan por su color blanco. Esto es debido a que son acantilados de creta, una piedra caliza que tiene ese color y que es muy porosa. Los acantilados de Dover, también en el Canal de la Mancha (aunque algo más al norte) y también famosos, lucen también ese característico color blanco que da la creta.

A estos acantilados de Seven Sisters se pueden llegar fácilmente desde Londres, tomando algunos de los trenes que salen desde la Estación de Victoria hacia las localidades del sur. Parando en Seaford, tras unas dos horas de camino aproximadamente, comienza la ruta que recorre estos acantilados, una ruta que tiene algo más de 20 kilómetros y que se puede hacer a pie o en bicicleta. Desde el final, en la localidad de Eastbourne, también se puede volver en tren hasta la capital londinense.

La ruta que va desde Seaford a Eastbourne tiene más de 20 kilómetros

Las mejores y más famosas vistas de estos Seven Sisters están al principio de esta ruta, subiendo a una colina desde donde prácticamente se tiene una vista completa de todos los acantilados y playas y desde donde se pueden tomar unas muy buenas fotos. Aparte de eso, también se puede disfrutar de unas vistas magníficadas desde el mar, haciendo excursiones en canoas.

El parque natural del que forman parte estos acantilados de Seven Sisters, en la costa de Sussex, no sólo se limita a esta formación natural. Por lo que, y especialmente si hace buen tiempo, podemos disfrutar de un fantástico día en las playas o recorriendo los bosques verdes.

Vía | Flickr - Lee Roberts

Los valles de Jiuzhaigou, patrimonio natural de China
Lugares de interés

Los valles de Jiuzhaigou, patrimonio natural de China

Escrito por: Xavi Vargas
6 Enero 2017
Sin comentarios
2 minutos

La provincia de Sichuan esconde uno de los lugares más hermosos de toda China: los valles de Jiuzhaigou. Se trata de un gran espacio natural de una gran belleza, al punto que la UNESCO lo incluyó en 1992 dentro de su lista del Patrimonio de la Humanidad y también, unos años más tarde, dentro de la lista de las Reservas de la Biosfera.

Esta reserva natural está compuesta por una serie de valles en una zona de montaña, entre los dos mil y los cuatro mil metros sobre el nivel del mar. Eso sí, no todos los espacios están accesibles al público por motivos de preservar el medio, así que los valles que se visitan en realidad son tres: Rize, Zechawa y Shuzheng, que está entre medio de los otros dos.

¿Y qué se esconde dentro de este valle no tan conocido para el gran público pero sí muy hermoso? Pues un paisaje con vistas a las montañas del Tibet, que resulta bonito en cualquier época del año (cada una tiene su encanto propio y su propio colorido) y bañado por ríos que desembocan en cascadas y en lagos de una belleza fascinante.

El Valle de Jiuzhaigou esconde cascadas, ríos y lagos entre sus bosques

De hecho, uno de los lugares más famosos que se encuentran dentro de la región de Jiuzhaigou son estos lagos cuyas aguas se ven de un intenso color turquesa por la particular concentración de minerales que tiene. El más famoso es el conocido como Lago de las Cinco Flores, un lago que visto de cerca fascina por lo cristalino de sus aguas, al punto de que se ve perfectamente el fondo de forma que parece mucho más cercano aunque realmente está a varios metros de profundidad.

La visita al parque natural, muy concurrida en fechas festivas chinas, es bastante controlada. Todo el recorrido se tiene que hacer por los puentes, pasarelas y caminos asfaltados construidos para ello, y no se puede hacer nada sin permiso. Entre las cosas que no se puede hacer es acampar, y las opciones de alojamiento por la zona no son muchas, por lo que dormir es algo complicado y puede salir caro.

Tampoco es fácil el transporte ya que no hay muchos medios. Hay un aeropuerto cercano, el de Jiuzhai Huanglong, y autobuses que conectan este aeropuerto y la ciudad de Chengdu con el parque, pero normalmente la gente se decanta por los tours privados, para olvidarse de planificar transporte y los paseos por los valles.

Foto 1 | Flickr - Toshiyuki IMAI
Foto 2 | Flickr - Jeremy Thompson

La Gruta de Neptuno, en Cerdeña
Lugares de interés

La Gruta de Neptuno, en Cerdeña

Escrito por: Xavi Vargas
14 Abril 2015
Sin comentarios
2 minutos

En el siglo XVIII, un pescador que se aventuró por donde nadie lo hacía acabó descubriendo una maravilla: La Gruta de Neptuno. De aquel descubrimiento casual de entonces tenemos hoy día uno de los mayores atractivos de Cerdeña, una isla llena de grutas y cuevas de este estilo, aunque dicen que ninguna tan bella.

La Gruta de Neptuno se ha ido formando con la erosión a través de miles de años, uno de esos milagros de la naturaleza que ahora nos regala curiosas y magníficas formas kársticas. Tiene una gran extensión, aunque no toda se puede visitar, pero sí lo suficiente como para hacerse una idea de la magnificencia del lugar.

Esta cueva se encuentra escondida entre los acantilados del Cabo Coccia, toda una región protegida en la zona noroeste de la isla mediterránea. La ciudad más cercana que encontramos es Alghero, un lugar que perteneció a la Corona de Aragón, algo que queda todavía reseñado en el patrimonio cultural y monumental de la ciudad.

Desde Alghero parten barcos que nos llevan directamente hasta la cueva y que nos permiten acceder a ella desde su entrada por mar, luego accediendo al recorrido normal a través de una pasarela. Estos barcos, durante la temporada de avistamientos, se suelen adentrar un poco más en el mar en busca de delfines y cetáceos.

A la cueva también se puede acceder desde tierra, bajando una infinita escalera, con una cantidad de escalones que hace perder la cuenta al que se atreve a contarlos. En ambos casos, hay que pagar una entrada sólo por el acceso a la cueva, cuyo precio es de 12 euros, pues las visitas tienen que ser guiadas y dentro de un horario.

Web oficial | Grotte di Nettuno
Foto | Flickr - Michela Simoncini

Reserva Natural dello Zingaro, en Sicilia
Lugares de interés

Reserva Natural dello Zingaro, en Sicilia

Escrito por: Xavi Vargas
13 Marzo 2015
Sin comentarios
1 minuto

Muchos lugares en el mundo son considerados dignos de etiquetarse como el Paraíso, como el vergel del que la religión nos habla. La verdad es que la Reserva Natural dello Zingaro, en el norte de la isla de Sicilia, no desentonaría en exceso en una lista de paraísos terrestres.

Este paraje que encontramos a unos 70 kilómetros de Palermo fue la primera reserva natural de la isla. Allá por finales de los 70 y principios de los 80, el gobierno tenía pensado construir una carretera que cruzaría y, por ende, transformaría completamente el paisaje de esta región. Miles de ecologistas se echaron a la calle y la presión popular tuvo éxito: la zona se declaró como reserva natural y de la carretera, nada.

Así pues, estamos ante una zona virgen, que en estos tiempos que corren y en un país donde el fenómeno del urbanismo salvaje también ha hecho mella en las costas, es toda una bendición. Las pequeñas calas en las que darse un chapuzó son uno de los principales atractivos de este lugar, frecuentado por amantes del naturismo. Si hasta hay un Museo del Naturismo en el Centro de Visitantes.

El parque se recorre principalmente a pie por lo que es recomendable hacerse con un mapa para no perderse entre los senderos que lo recorren. Otra importante recomendación es la de evitar los días de mucho calor, e ir bien provistos para protegerse del mismo (gafas de sol, gorras, crema solar ...) y con agua para refrescarse. En la reserva hay poca sombra, por no decir ninguna, ya que aquí hasta las palmeras son enanas.

Web oficial | Riserva Zingaro
Foto | Flickr - Xorge

Hermosos paisajes en la Isla de Ischia
Lugares de interés

Hermosos paisajes en la Isla de Ischia

Escrito por: slegarreta
16 Mayo 2012
Comentario
1 minuto

Si estás pensando en visitar este país europeo durante la actual temporada primavera-verano 2012, puedes elegir algunos de sus sitios turísticos como las playas o las costas italianas, además de conocer sus principales ciudades. Por ello si quieres disfrutar del sol y el mar, sólo debes elegir a cuáles puntos turísticos quieres conocer.

A lo largo del país, existen grandes paisajes naturales y uno de ellos es la Isla de Ischia, en la cual podrás disfrutar de sus cálidas aguas cuasi termales, sus parques y plazas, como así también del centro comercial del lugar. En ella puedes degustar los platos nacionales de la gastronomía como así también probar las bebidas típicas en cualquiera de sus restaurantes o pubs.

La Isla de Ischia se sitúa en el reconocido Archipiélago Partenopeo enfrente a las playas de la Ciudad de Nápoles, a pocos kilómetros del Vesubio y de Capri. Su ubicación está sobre un volcán por lo cual su territorio es único y muy aclamado por los turistas. Además sus aguas son muy cálidas durante todo el año, por lo cual hay visitantes en todas las estaciones.

Sin dudas es una de las paradas obligadas para disfrutar de sus bellos paisajes, como así también para conocer más sobre la historia italiana y la cultura romana. El modo en el que puedes llegar a la Isla es a través de un barco que debes embarcarte en la Ciudad de Capri, viaje que tarda pocos minutos y que en el recorrido que hace, visitas otras islas del lugar.

Vía | Viajes Jet
Foto | Wikipedia


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.