Los valles de Jiuzhaigou, patrimonio natural de China

Los valles de Jiuzhaigou, patrimonio natural de China

Escrito por: Xavi    6 enero 2017     Sin comentarios     2 minutos

La provincia de Sichuan esconde uno de los lugares más hermosos de toda China: los valles de Jiuzhaigou. Se trata de un gran espacio natural de una gran belleza, al punto que la UNESCO lo incluyó en 1992 dentro de su lista del Patrimonio de la Humanidad y también, unos años más tarde, dentro de la lista de las Reservas de la Biosfera.

Esta reserva natural está compuesta por una serie de valles en una zona de montaña, entre los dos mil y los cuatro mil metros sobre el nivel del mar. Eso sí, no todos los espacios están accesibles al público por motivos de preservar el medio, así que los valles que se visitan en realidad son tres: Rize, Zechawa y Shuzheng, que está entre medio de los otros dos.

¿Y qué se esconde dentro de este valle no tan conocido para el gran público pero sí muy hermoso? Pues un paisaje con vistas a las montañas del Tibet, que resulta bonito en cualquier época del año (cada una tiene su encanto propio y su propio colorido) y bañado por ríos que desembocan en cascadas y en lagos de una belleza fascinante.

El Valle de Jiuzhaigou esconde cascadas, ríos y lagos entre sus bosques

De hecho, uno de los lugares más famosos que se encuentran dentro de la región de Jiuzhaigou son estos lagos cuyas aguas se ven de un intenso color turquesa por la particular concentración de minerales que tiene. El más famoso es el conocido como Lago de las Cinco Flores, un lago que visto de cerca fascina por lo cristalino de sus aguas, al punto de que se ve perfectamente el fondo de forma que parece mucho más cercano aunque realmente está a varios metros de profundidad.

La visita al parque natural, muy concurrida en fechas festivas chinas, es bastante controlada. Todo el recorrido se tiene que hacer por los puentes, pasarelas y caminos asfaltados construidos para ello, y no se puede hacer nada sin permiso. Entre las cosas que no se puede hacer es acampar, y las opciones de alojamiento por la zona no son muchas, por lo que dormir es algo complicado y puede salir caro.

Tampoco es fácil el transporte ya que no hay muchos medios. Hay un aeropuerto cercano, el de Jiuzhai Huanglong, y autobuses que conectan este aeropuerto y la ciudad de Chengdu con el parque, pero normalmente la gente se decanta por los tours privados, para olvidarse de planificar transporte y los paseos por los valles.

Foto 1 | Flickr – Toshiyuki IMAI
Foto 2 | Flickr – Jeremy Thompson


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.