Los zocos de Túnez, una de las joyas de este destino turístico

por el 6 agosto 2016

Mercado_Túnez

Túnez ha sido desde hace tiempo uno de los destinos más buscado desde Europa. Su cultura, su gastronomía y los lugares a visitar lo convierten en uno de los países del Norte de África que mas interés suscita a los viajeros. Las autoridades tunecinas están consiguiendo que las visitas vayan creciendo y que se pueda hablar de una recuperación del turismo a lo largo del último año. Y la existencia de los zocos de Túnez tienen mucho que ver con esto.

Estos son una de las joyas que tiene el país y que siempre consigue sorprender al visitante. La artesanía que se vende en ellos permite acercar la tradición y el buen hacer de los artesanos hasta los visitantes. Los artesanos, tradicionalmente, comenzaban como aprendices, recibiendo el título de sanaa, bajo las órdenes e indicaciones del maestro artesano o maallem. Tras un tiempo bajo su tutela, pasaban a ser qualfa. Por fin, al final del ciclo de formación, se convertían en maallem de pleno derecho y podían elaborar sus propias joyas y otros objetos de artesanía.

Con la llegada de las escuelas de Bellas Artes y Oficios, esa rigidez en la formación se suavizó y permitió la entrada a muchos artistas. Estos ofrecieron nuevas maneras de trabajar y más variedad a la ya interesante oferta de productos típicos que se vendían en los zocos tunecinos.

33-GRAPHIMED

33-GRAPHIMED

Zocos especializados en todos los tipos de artesanía

En tiendas como Souk Chawachine se puede adquirir la chechia, el tradicional sombrero rojo de Túnez. Este se elabora con cuatro procesos distintos que se realizan en distintas ciudades de Túnez, antes de llegar a la tienda y ser vendido. Esto es importante, porque, tradicionalmente, los fabricantes de este complemento pertenecen a la alta burguesía tunecina, lo que le aporta a su fabricación un toque elegante y de distinción.

La artesanía de Túnez tiene un gran escaparate en los zocos más importantes del paísLas joyas más tradicionales se encuentran en el zoco El Brika. Las joyas son importantes en la cultura tunecina y uno de los regalos más valorados, así que se trata de un lugar muy animado. De hecho, es el único de todos los mercados tunecinos donde se mantiene la tradición de las subastas matinales, excepto los viernes y los domingos. Las exquisitas y bellas piezas se exhiben en bonitos soportes de madera tallada.

Los oficios que despedían olores más penetrantes o un ruido exagerado, tenían sus zocos en las partes más alejadas del centro urbano y es en estos donde podemos encontrar piezas metálicas, enseres cotidianos y elementos decorativos. Los más conocidos son los de Souk el Nahas, donde trabajan y venden los hojalateros o el de Bad Jedid, donde se instalaron los herreros.

La cultura es también muy importante y podemos encontrar un zoco dedicado a los libros, cercano a la gran Mezquita. En este mercado con incontables libros antiguos se encuentra la librería Diwan, un establecimiento muy curioso que tiene un techo acristalado a través del cual se puede ver el minarete de la mezquita.

Recorrer cualquiera de estos zocos es una experiencia de color, olores y sensaciones, que convierte la visita a Túnez en una experiencia única y maravillosa. ¿Te gustaría conocerlos bien?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información