Hotel Lindenwirt en Rüdesheim, como dormir en un barril de vino
Alojamientos

Hotel Lindenwirt en Rüdesheim, como dormir en un barril de vino

Escrito por: slopez
15 abril 2013
Comentario
2 minutos

En un anterior post, comentábamos las virtudes de la población de Rüdesheim, a orillas del Rin. Sobre todo, destacábamos su importancia dentro del mundo del vino, gracias a las extensiones de viñedos que posee. Y, al hilo de su fama vinícola, existen lugares relacionados de gran originalidad para el visitante que lo quiera.

Originalidad que reside, por ejemplo, en el Hotel Linderwirt. Un hotel que, además de permitir disfrutar de sus ofertas de ocio y el estupendo paisaje en el que se encuentra ubicado, da la posibilidad al turista de poder alojarse en una estancia que, ni por asomo, podríamos imaginar de grandes comodidades: un barril de vino.

Hasta un total de seis toneles se han convertido en habitaciones para los inquilinos. Unos toneles que, en los años 70, albergaban un total aproximado de seis mil litros de vino cada uno de ellos. Actualmente, estas barriles-habitaciones tienen un largo de casi 2 metros, y en ellos encontramos pequeñas comodidades como televisión y un baño bastante desahogado.

Además, las habitaciones no tienen el típico número de la misma sino que representan los nombres de los diversos viñedos que se pueden localizar en la zona, como pueden ser el Winkler Hasensprung, el Lenchen Oestricher, el Katerloch Rüdesheim o el Hallgartener Rüdesheimer Rosengarten.

Amen de esta novedosa estancia, el hotel ofrece también un recorrido por los vinos más famosos de la zona, mediante rutas como la llamada "De la viña a la bodega", y catas sobre los mismos para poder degustarlos ampliamente. Por supuesto, con un buen almuerzo de por medio, donde podemos probar la sopa de cocido de la zona.

Pero no sólo de vino se compone la actividad de este hotel. Otras ofertas interesantes son el paseo en teleférico hasta el monumento Niederwald (realizado para conmemorar el nacimiento del imperio alemán y que data de finales del XIX) o un bello y romántico recorrido en barco por el Rin, y por el valle del Rin Central.

El hotel se encuentra abierto durante todo el año y, no sólo ofrece unos precios adecuados a cada bolsillo por noche en el mismo, sino que también plantea unos interesantes paquetes que incluyen los recorridos por los viñedos, las catas de vinos y las diferentes excursiones que se pueden realizar por toda la zona. Si buscan algo original, nada mejor que experimentar la sensación de un sueñecito dentro de un barril de vino.

Vía | linderwirt

Rüdesheim, localidad de importantes viñedos
Lugares de interés

Rüdesheim, localidad de importantes viñedos

Escrito por: slopez
8 abril 2013
Comentario
3 minutos

Si nos situamos en el centro del país bávaro, localizamos, a orillas del río Rin, una ciudad perteneciente al estado de Hesse. Su ambiente de tintes históricos y sus magníficos paisajes la convierten en un destino turístico más que atractivo. Una ciudad que tiene bastante que mostrar y cuyo nombre es Rüdesheim.

En Rüdesheim, además de los diferentes lugares de interés que podemos visitar, resalta su importancia en relación al mundo del vino. Famosos son sus viñedos y, en especial, una vinoteca con mucha historia en la ciudad. La vinoteca Georg Breuer, de las de más renombre de todo el país. Con más de treinta hectáreas pobladas de viñedos, sus bodegas son famosas tanto para los profesionales del mundo del vino como para los visitantes que pasan por allí. Desde las 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde se pueden degustar y comprar, tanto los vinos producidos a nivel local como los vinos importados.

Entre los lugares interesantes para visitar podemos nombrar los siguientes. El Niederwalddenkmal, monumento situado en el Parque Turístico de Niederwald, cercano a la ciudad, se realizó para conmemorar la fundación del imperio alemán y data de finales del siglo XIX. Sus 38 metros de altura sirven para glorificar la unión de todo el pueblo alemán.

Una de las calles más importantes es la Drosselgasse, ubicada en el casco histórico de la ciudad. Considerada la primera calle de la ciudad, sus ciento cuarenta y cuatro metros de largo acogen diversidad de restaurantes, bares, pubs y comercios para deleite de todo el mundo. Famosas son las actuaciones musicales en directo que se muestran en sus tabernas, lo cual llama la atención de millones de turistas al año.

Otro lugar para apreciar es la Torre Binger Mäuseturm, antigua torre de defensa del siglo XIV, creada como aduana. Destruida a finales del siglo XVII, fue reconstruida a mediados del XIX, llegando a ser torre reguladora de tráfico de buques a mediados de la década de los setenta (ya en el siglo XX). Desde el 2002, se la proclamó Patrimonio de la Humanidad. Actualmente, está en desuso.

Y no podemos olvidarnos de los dos carrillones que están ubicados en el centro histórico. Su funcionamiento puede verse desde las 9.30 de la mañana hasta las 10 de la noche, estando uno de ellos en el Castillo de Rüdesheim en Drosselgasse, siendo muy curioso el movimiento de figuras de madera que aparecen. El otro carrillón se encuentra en el Gabinete Mecánico Musical Siegfrieds (por la misma zona), destacando por la porcelana de la que están construidas sus campanas.

Y no podíamos acabar este artículo sin descansar para probar la cocina de Rüdesheim. Destacamos la Sauerkraut, un plato elaborado con carne de cerdo, salchichas y col, o los diferentes guisos hechos con carne de jabalí, conejo o venado. Otro plato a probar es el Wiener Schnitzel, filetitos de ternera empanados y acompañados con rodajas de limón.

Vía | infinity-travel
Foto | flickr-notafish


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.