El Fadrí de Castellón, un campanario «soltero» en la Plaza Mayor

El Fadrí de Castellón, un campanario «soltero» en la Plaza Mayor

Escrito por: Victor Alós    8 febrero 2021     4 minutos

El campanario de la concatedral de Santa María en Castellón está separado de la nave del templo y no tiene conexión con ella, así que es algo inusual.

Lo más habitual en las catedrales e iglesias es encontrar un campanario anexo al edificio principal del templo, al que se accede desde la propia iglesia. Pero hay algún caso en el que ese campanario está alejado de la nave principal y no han conexión entre ambos. Es el caso del Fadrí, el campanario de la concatedral de Santa María, en Castellón. El campanario está separado de la iglesia apenas 10 metros, pero no hay conexión entre los edificios.

La Plaza Mayor de Castellón alberga la concatedral, el ayuntamiento de la ciudad y el Mercado Municipal, creando una plaza diáfana en la que los castellonenses y visitantes se dan cita en el día a día. Bares y terrazas se abren a su alrededor y es un buen punto para comenzar la visita a la ciudad. Y en un rincón de la plaza, se alza el Fadrí.

Fadri Castellon 11

El soltero de Castellón

Este campanario tan especial es un icono de la capital de La Plana y un símbolo para todos los castellonenses. Su historia parte el año 1437, cuando se comprobó el tañido de las campanas afectaban al edificio de la catedral y se pensó en una solución: construir otro campanario alejado de la nave principal. Así, fue el maestro cantero Saera el que comenzó la construcción, pero esta tuvo que ser abandonada a los 12 años con solo 8 metros levantados.

Las obras se retomaron el año 1591, de la mano del portugués Damián Méndez. Se optó por la forma definitiva, de piedra picada e imagen muy sobria. Trece años después se terminaron las obras y dieron lugar al campanario de 58 metros de altura. En su parte más alta tiene una circunferencia de 29 metros y desde entonces avisa a los castellonenses del paso del tiempo, advertir de los peligros y anunciar las fiestas.

Fadri Castellon 08

El acceso a la torre del campanario se realiza por una pequeña puerta adintelada que se encuentra en la base. Sobre ella se pueden ver los escudos de las Torres de Castellón y del Reino de Valencia. Además hay dos contrapesos que en la antigüedad servían para tocar las campanas desde la base, sin necesidad de subir.

A través de la puerta se accede a una escalera de 188 escalones que llega hasta la parte más alta. En el camino hasta la cúspide encontramos cuatro estancias. La primera es la Cámara del Reloj, donde se ubica la maquinaria del reloj de 1850. Este fue actualizado hace 50 años y sigue marcando las horas de forma eficiente.

El ‘Museu de la Ciutat de Castelló’ (MUCC) se hace virtual

El ‘Museu de la Ciutat de Castelló’ (MUCC) se hace virtual

Castelló de La Plana está ofreciendo un recorrido virtual por las sedes del MUCC a través de varias páginas web que ofrecen una visita en 360º a los museos.

LEER MÁS

Más arriba se encuentra la Prisión de los Clérigos, una celda con una ventana enrejada y una letrina que conecta con el exterior. También se puede ver una pintura de la Sagrada Familia. El siguiente tramo lleva hasta la Vivienda del Campanero y tras suprerarla se llega hasta la Sala de las Campanas.

Allí se pueden ver las ocho campanas de volteo tienen nombre: Dolores, Joaquina, Cristina, Victoria, Jaime, Ángel, Vicent (que despierta a las 6 de la mañana del día de la Romería de la Magdalena) y María (que anuncia la vesprà de la Magdalena). El último tramo lleva hasta la Terraza, donde hay ocho gárgolas: dos perros (símbolo de la fidelidad y de Sant Roc, antiguo patrón de Castelló), dos leones (emblema del evangelista San Marcos, que representan la fuerza y la majestad), dos águilas reales (que también expresan poder) y dos arpías (seres mitológidos que significan culpa y castigo).

Fadri Castellon 07

Aquí encontramos tres campanas más: Tófol (en honor a San Cristóbal, patrón de la ciudad) es la más antigua, data de 1604, pesa 2.156 kilos y, desde entonces, es la que da las horas; y Ana y María del Lledó dan los cuartos.

La visita al Fadrí es gratuita y se ha de concertar en la Oficina de Turismo que se encuentra a los pies del campanario, aunque a causa de la pandemia están temporalmente cerradas. Eso sí, existe la posibilidad de realizar una visita virtual a través de este enlace.

Comentarios cerrados


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.