Historia del queso cantal

Historia del queso cantal

Escrito por: ldelpino    30 agosto 2014     Sin comentarios     2 minutos

Uno de los productos lácteos más representativos y consumidos en Francia es el queso cantal, por eso queremos contarte un poco de su historia. Conocer este tipo de historia te ayudará a descubrir rasgos culturales muy interesantes.

Este queso es típico de la parte central del país, se produce con leche de vaca y requiere de un añejamiento de uno a seis meses. El queso cantal es un producto que se crea en base a una pasta prensada cruda, que tiene forma de cilindro. Su certificación data del año 1956. Se puede fabricar en todo Cantal y en ciertas ciudades cercanas.

Su forma es cilíndrica y suele pesar entre 35 y 45 kilos. El diámetro no supera los 40 centímetros. Su proporción de materia grasa ronda los 45 gramos por cada 100 gramos de materia seca. La pasta con la que se prepara es conocida como miga, su tono es marfil. La corteza con el paso de los meses se va volviendo más oscura con manchas anaranjadas o rojas.

Según cuenta la historia este queso se produce desde hace más de dos mil años. Plinio el Viejo ya lo nombraba. Su creación tiene una anécdota muy particular: la Haute Auvergne es una región que en invierno se vuelve de difícil acceso. Para poder usar la leche que se produce en la zona y así tener alimentos en el invierno fue necesario fabricar un queso que se pudiera conservar por largo tiempo. En esa época fue el queso cantal el que se comenzó a utilizar como moneda de cambio con otras zonas de Francia.

Pueden clasificarse tres tipos diferentes de madurez, que dependen del tiempo de maduración. El cantal joven tiene entre uno y dos meses de afinado, el cantal entre-deux o cantal doré de 2 a 6 meses y el cantal vieux más de seis meses.

Vía | Wikipedia
Foto | Flickr – Joselu Blanco


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.