Komló, historia minera de Hungría

Escrito por: slopez    29 octubre 2013     Sin comentarios     2 minutos

En la región de Baranya encontramos una de las localidades que mayor repercusión histórica han tenido en la economía de Hungría, esencialmente dentro del mundo de la minería. Cierto es que no es la realidad de esta pequeña ciudad al sur del país, pero si ha quedado escrita en su pasado. Nos referimos a la ciudad de Komló.

Desde la época de los romanos se viene escuchando el nombre de Komló, el cual viene derivado de la cosecha del lúpulo, un ingrediente para fabricar cerveza. A mediados del siglo XIII, Komló viene ya identificado como una ciudad, aunque fue posteriormente, en el siglo XIX, cuando tuvo su episodio en la historia de Hungría.

A finales de este siglo XIX, fue cuando Komló comenzó a despegar como gran potencia minera del país (la segunda, tras la ciudad de Tatabánya), siendo más importante en la etapa socialista. La explotación minera duró algo más de cien años, siendo la base del crecimiento de la zona. Ya en la década de los noventa, en el siglo XX, las minas de carbón se cerraron, cayendo la ciudad en una importante recesión que aún no se ha superado del todo hoy día.

Pero Komló también incluye otro tipo de lugares interesantes que la hacen atractiva para el turista. Entre ellas, tenemos la Iglesia Católica Romana de Komló, en la cual encontramos, en su parte trasera, las ruinas de una capilla gótica medieval (entre los siglos XIII y XIV) y, alrededor de esta capilla, un cementerio que data de la misma época.

Otro lugar interesante en la ciudad es el Museo de Historia Local y de Ciencias Naturales. Creado en el año 1954 y situado en la Plaza del Ayuntamiento, este museo mostraba, en sus inicios, todo lo relacionado con minerales, rocas, fósiles y reliquias de la industria minera y del carbón. Destaca la exposición en la que podemos apreciar las huellas de la Komlosaurus Carbonis, dinosaurios de la época jurásica.

Y para los que busquen algo más natural y relajante, se ofrece el balneario Sikonda, que se encuentra incluido en el Hotel Sikonda Wellnes. Este balneario incluye posee una serie de baños termales, cuyas aguas ácidas y algo radiactivas fueron descubiertas en 1928. En 1995, se confirmó que, a pesar de esas características, las aguas tenían efectos terapéuticos.

A pesar de que su nivel económico a sufrido un bajón importante en los últimos veinte años, Komló sigue manteniendo esa importancia como parte de la historia minera de Hungría, ofreciendo también a los turistas la posibilidad de conocer otros rincones más culturales y naturales para poder disfrutar de esta ciudad al sur del país.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Phil Richards

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.