Cremona, la ciudad italiana famosa por sus violines

Cremona, la ciudad italiana famosa por sus violines

Escrito por: Xavi    14 febrero 2019     Sin comentarios     3 minutos

Conoce Cremona, ciudad italiana del sur de Lombardía, y te invitamos a que pruebes su turrón, que subas al Torrazzo y que veas los violines que le dan fama.

Viajamos ahora hasta la región de Lombardía pero no para conocer sus grandes ciudades, como son lógicamente Milán, o en menor medida Brescia o Bergamo, sino para conocer Cremona. Así pues, acompañadnos hasta el sur de la región más poblada de Italia y vamos a descubrir los encantos de esta ciudad llamada Cremona, capital de la provincia homónima.

Para comenzar, qué mejor que el corazón de esta ciudad: Piazza del Comune. En la plaza más importante de Cremona nos encontramos con su hermosa Catedral o Duomo como se dice en italiano, una obra en la que se entremezclan varios estilos arquitectónicos, y junto a ella se encuentra el Torrazzo, nombre con el que se conoce a la torre campanario. Con sus 111 metros, presume de ser el campanario que alcanza mayor altura en toda Europa y, lógicamente, es el símbolo de la ciudad y uno de sus principales reclamos turísticos, ya que ofrece las mejores vistas de Cremona, previa subida de casi 500 escalones.

Frente a la Catedral se encuentra el Palacio Municipal y junto a este la Logia de los Militi, un edificio del siglo XIII que es otro de los símbolos de Cremona. Si sois de lo que gustan de este tipo de construcciones, en esta ciudad tenéis mucho entretenimiento, pues aparte de los citados son de merecer palacios como el Cittanova, el Fodri o el Affaitati, donde se encuentra un museo de pintura.

Cremona es una ciudad famosa por sus violines

Pero si algo ha dado fama mundial a Cremona no es su arquitectura, sino un instrumento musical: el violín. En esta ciudad lombarda nacieron, crecieron y desarrollaron su actividad los luthiers más famosos del mundo en cuanto a este instrumento musical se refiere: los Amati, los Gualteri y, por supuesto, Antonio Stradivari, el creador de los tan famosos violines Stradivarius.

Así pues, una visita turística a Cremona es hacer un recorrido musical y especialmente un recorrido por la historia de este instrumento: se puede visitar la casa natal de Stradivari, el taller de los Amati, se puede ver todavía a luthiers trabajando de forma artesanal en la fabricación de este instrumento, y por supuesto se pueden ver (y a veces hasta oír) muchos violines, desde el Museo del Violín pasando por las colecciones que se albergan en diferentes palacios … Hasta los principales eventos culturales de la ciudad giran en torno a este instrumento, mayormente festivales musicales que se desarrollan en el Teatro Ponchielli, primer escenario de la ciudad.

Terminada la visita, es hora de comprar recuerdos. Y como, lógicamente, el bolsillo no nos da para comprar un auténtico Stradivarius, nos conformamos con el no menos sugerente torrone de Cremona, que no es otra cosa que turrón, un turrón duro al estilo alicantino pero con más presencia de miel que de almendra, y que es el principal reclamo gastronómico de la ciudad y el turrón más famoso de toda Italia.

Foto 1 | Flickr – Pedro
Foto 2 | Flickr – Simone Ramella

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.