El Valle de Ourika, ríos, lluvias y bereberes

El Valle de Ourika, ríos, lluvias y bereberes

Escrito por: Victor Alós    27 agosto 2014     Sin comentarios     2 minutos

A unos pocos kilómetros de Marrakech está el Valle de Ourika, un valle por el que discurre el río que da nombre al valle. El recorrido nos lleva hasta el Alto Atlas, en un circuito que nos permite conocer varios pueblos poblados por bereberes. Las calles estrechas, que trasladan al visitante a tiempos muy lejanos se abren frente a las casas hechas con adobe y por las carreteras por las que se circula es normal ver a muchas personas montados en burros, “el cuatro por cuatro bereber“.

El viaje a este particular valle permite descubrir una increíble naturaleza, que se muestra en cada rincón del recorrido. En algunas zonas hay pequeños riachuelos con poco caudal, que sube con las lluvias y que están surcados por pequeños puentes construidos con materiales como el barro, la madera y otros elementos que se encuentran en la zona.

Cuando hay lluvias torrenciales, el nivel de estos riachuelos aumenta de manera espectacular y destroza los puentes que tanto cuesta a los habitantes del valle construir. Cuando pasan las lluvias, los puentes se reconstruyen y vuelven a permitir el paso de una orilla a la otra.

Para visitar esta zona es mejor realizar una visita guiada. Hay muchas empresas que ofrecen un viaje en 4×4 a muy buen precio y que realizan varias paradas en el recorrido. Una de ellas suele ser en una casa bereber, donde se puede ver como está construida, como se vive en ellas y descubrir parte de su cultura.

En esa casa se suele incluir un té, que realiza uno de los miembros de la familia que muestra su hogar. Una auténtica delicia que se disfruta junto con un trozo de pan con aceite de oliva cuyo sabor inunda el paladar y combina perfectamente con el té, que en Marruecos recibe también el nombre de “el whisky bereber”.

Foto | Alós – Facebook


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.