El particular Museo Nacional del Títere en México

El particular Museo Nacional del Títere en México

Escrito por: ldelpino    25 febrero 2017     Sin comentarios     2 minutos

El Museo Nacional del Títere se encuentra dentro de unos de los considerados como Pueblos Mágicos, en Huamantla. Un sitio muy interesante para conocer los títeres más representativos de toda una época.

Su dirección exacta es Parque Juárez 50, justo al costado del Palacio Municipal, en una antigua y bonita casa antigua. El museo está dividido en ocho salas dedicadas a la administración a al asombro de los que visitan el lugar.

Se diferencia de otros museos por sus alegres colores y una fachada muy característica. Los cientos de títeres cuentan con vestimentas y maquillajes pensados para destacar cada detalle, muchos títeres son originales de México, pero también se pueden ver algunos de otros países como Francia, Italia, Alemania, España, Pakistán e Indonesia.

Tengamos en cuenta que la historia de los títeres es muy interesante.

El museo se inauguró por primera vez en agosto de 1991 con el fin de restaurar, fomentar, difundir y exhibir las riquezas que nos aportan los títeres y su gran valor cultural. Además de permitir el mundo de las marionetas de otras regiones del mundo.

Tengamos en cuenta que la historia de los títeres es muy interesante, en México se puede ver que se fabrican desde hace muchos siglos. En el año 1835 se creó la denominada Empresa Nacional de Autómatas de los Hermanos Aranda, la misma era considerada como la compañía de títeres más reconocida del país, por su trayectoria y la excelencia de los títeres tuvo también reconocimiento internacional.

En un comienzo se empezaron a confeccionar personajes de barro, papel, madera usando distintos hilos y varillas, los distintos modelos se creaban pensando en la recreación de una gran variedad de historias, leyendas y cuentos que se transmitían dentro de las familias mexicanas de generación en generación.

En el año 1860 comenzaron las presentaciones sin pensar que pocos años más tarde brindarían funciones privadas a presidentes de México como Benito Juárez y Francisco Madero.

Quienes visiten el museo podrán recorrer dos niveles, donde más de 450 piezas esperan ver el asombro de los niños. Los más pequeños disfrutan contemplando una pequeña plaza de toros, con su torero y astado. También llama la atención el títere de Cantinflas o una pareja de danzantes jarochos.

En el segundo piso hay una sala donde se creó un pequeño escenario para escuchar música clásica, los visitantes se sorprenden al ver a los integrantes de todo una orquesta, formada por muñecos y el director en su centro. Los títeres se encuentran vestidos con traje formal, algunos están de pie, otros sentados con algún instrumento musical, en este escenario vale la pena ver los detalles como las partituras y los atriles.

Vía | Viaja y come
Foto | Pixabay – Simon

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.