El Circuito de Montecarlo, posiblemente el más famoso del mundo

El Circuito de Montecarlo, posiblemente el más famoso del mundo

Escrito por: Xavi    18 enero 2017     Sin comentarios     2 minutos

La Fórmula 1 cuenta en su calendario año tras año con un Gran Premio que para los pilotos resulta de lo más especial. Se trata del Gran Premio de Mónaco, y lo es por dos motivos: el primero, lógicamente, el pasar un fin de semana en el lujoso principado monegasco, y el segundo el de poder correr en el que es posiblemente el circuito más famoso del mundo.

Es nada menos que el Circuito de Montecarlo, un circuito urbano al 100%, pues todas las rectas y curvas del trazado forman parte de las calles de la principal ciudad del Principado de Mónaco, y sólo durante un fin de semana se transforman para acoger la prueba de Fórmula 1 más esperada, como decimos, por los pilotos y también por muchos seguidores de este deporte.

La idea de convertir el corazón de Montecarlo en un circuito surge en la década de los años veinte. A Anthony Nogues, el por entonces presidente del club de automovilismo local y muy amigo de los Grimaldi, es a quien se le ocurre y en el año 1929 se lleva a cabo la primera carrera, que pese a ser un simple evento reúne a lo más granado del automovilismo de entonces, atraídos sin duda por los mismos motivos que mueven a los pilotos de hoy día.

Pianos en las calles de Mónaco, recuerdos del circuito de Montecarlo

Así, la carrera fue ganando en importancia hasta convertirse en parte de la Fórmula 1. Desde 1955 ininterrumpidamente se celebra el Gran Premio de Mónaco y lo hace además en el mismo circuito de siempre, lo que lo convierte en uno de las carreras más antiguas y más clásicas de este deporte. El genial piloto brasileño Ayrton Senna tiene el récord de victorias, con seis triunfos.

El circuito cubre un recorrido de algo más de tres kilómetros que no ha cambiado prácticamente, salvo por añadidos lógicos a lo largo de los años conforme evolucionaban el deporte, los vehículos y las medidas de seguridad. Los pilotos pasan por lugares emblemáticos de Montecarlo, como el Casino, el Hotel Loews, el restaurante La Rascasse o el puerto deportivo de la ciudad.

Adaptar el callejero de la ciudad a circuito es un proceso que lleva seis semanas. El resto del año, siempre respetando los límites de velocidad, se pueden trazar las mismas curvas que en su día trazaron Hill, Schumacher, Senna o Prost, y descubrir que siempre hay pianos y otros muchos recuerdos de que allí mismo, año tras año, se disputa el GP de Fórmula 1 con más glamour.

Foto 1 | Flickr – Jamie Davis
Foto 2 | Flickr – Ajay Suresh


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.