La Iglesia de Santo Domingo, en Lisboa

Escrito por: Xavi    11 enero 2013     Comentario     1 minuto

Si estáis paseando por la popular y célebre Plaza del Rossio de Lisboa, os invito a que dediquéis unos minutos a conocer una iglesia que hay sólo unas calles más allá. Se trata de la Iglesia de Santo Domingo, un templo que no tiene nada de particular por fuera, aparentemente, pero que os sorprenderá cuando crucéis sus puertas.

Y es que, si os fijáis bien en la imagen, como podéis comprobar el estado de las columnas y demás partes de la iglesia deja bastante que desear. Pero a pesar de esto, es una iglesia bastante popular, y casi siempre está llena de fieles. Eso como si su aspecto de abandono despertara más fervor aún …

El caso es que está así desde la década de los 50, más o menos, cuando sufrió un grave incendio, y aunque se repararon bastantes daños años después, la huella queda ahí todavía, como perenne. Pero es que además, esta iglesia siempre ha estado ligado a la tragedia. Ya en el siglo XVIII sufrió los avatares del famoso Terremoto de Lisboa de 1755, y un par de siglos antes, se produjo una gran matanza de gente no cristiana instigada por los monjes dominicos que vivían en esta iglesia conventual.

Pero ahí sigue en pie, con tejado nuevo tras el terremoto de Lisboa y con muchas reparaciones y una curiosa diversidad arquitectónica, esta iglesia que se levantó en el siglo XIII. Quizá sea precisamente su resistencia al paso del tiempo y las catástrofes lo que despierta esa especie de atracción, porque como decimos, cuando la visites la encontrarás llena, tanto de curiosos y de turistas como de fieles.

Foto | Flickr – Maza


un comentario

  1. jan dice:

    Las columnas no “dejan bastante que desear” sino que se han dejado así expresamente con la intención de mantener vivo el recuerdo de un incendio posterior al terremoto, que hace de esta iglesia un lugar indispensable en tu visita a Lisboa.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.