Calw, pequeña ciudad de la Selva Negra

por el 26 Junio 2014

Calw
Uno de los lugares que más atraen, en Alemania, en especial en la etapa de vacaciones de verano, es la Selva Negra. Además de estupendos paisajes, este lugar nos ofrece algunas poblaciones, pequeñas y grandes, que son de gran interés para visitar. Hoy vamos a conocer una de ellas. Hoy vamos a conocer la ciudad de Calw.

Calw remonta su antigüedad a finales del siglo XI, convirtiéndose, ya en plena Edad Media, en un importante centro comercial, sobre todo en lo relacionado a tela y cuero. Mantuvo su nivel comercial, aumentándolo, en el siglo XVIII, gracias a la producción de madera. En 1976, y tras haber sido renombrada en varias ocasiones, pasó a tener la denominación de Calw.

Con el paso de los años, ya en la época moderna, Calw ha ido creciendo, convirtiéndose en un centro activo de turismo en la zona. Gracias a que muchas de sus calles son peatonales, se ha permitido que aumenten los negocios de hostelería y comercios, lo cual le ha otorgado un interesante atractivo para sus visitantes.

Muchos eventos de corte musical se celebran, a lo largo del año, en esta ciudad. En especial, los que realizan los niños del coro de San Aurelio, los cuales son una auténtica delicia al oírlos cantar. A ello, tenemos que unir el festival de verano en Hirsau, que incluye, desde el año 2008, varias actuaciones musicales, de toda índole, así como representaciones teatrales.

Entre los museos que tenemos en la ciudad, encontramos el Museo Herman Hesse (premio nobel de literatura en 1946), donde se aprecia la colección más completa de este importante personaje del siglo XX. Y el Museo de la Ciudad, que incluye colecciones de curtidos muy interesantes, que reflejan gran parte de la historia de Calw.

Otro lugar simbólico es el Monasterio de San Pedro y San Pablo. De gran relevancia como patrimonio cultural europeo, en el podemos apreciar todo el arte de la etapa medieval, así como su importancia como centro antiguo de la reforma benedictina que se produjo en Alemania en siglos anteriores.

Y, como decíamos inicialmente, los paseos por las calles de Calw, nos introducen, a la par, en un mundo de historia y de ocio muy interesante. Edificios y casas construidos en un entramado de madera muy curioso, unido a todas las tiendas, restaurantes, bares y heladerías que están a nuestra disposición para nuestro relax.

Si quieren seguir descubriendo más cosas de esta localidad, tendrán que darse un paseo por ella. Para ello, les recomiendo que, en sus próximas vacaciones, busquen un pequeño hueco y se decidan por conocer la historia y las costumbres de una ciudad ubicada en la Selva Negra. La ciudad de Calw.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Andy_BB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información