Las diez obras indispensables que no hay que dejar de ver en el Museo del Prado

por el 26 mayo 2016

Museo_del_Prado_Madrid04

La visita a Madrid puede resultar coja si no se visita el Museo del Prado. Este magnífico edificio está considerado como la pinacoteca más importante del mundo y acoge en sus diferentes salas alguna de las joyas pictóricas más importantes de la historia de la Humanidad. Es fácil perderse entre estas salas, dejándose llevar por la belleza de las miles de obras que se pueden ver y admirar, pero te vamos a ofrecer una pequeña guía para que durante tu visita no te pierdas las 10 obras más importantes entre sus maravillosas colecciones.

¿Son estos los diez cuadros más importantes? Pues es difícil decirlo, porque en este tipo de listas, los gustos personales son muy importantes y lo que para alguien es fundamental, para otros puede resultar que no lo sea tanto. Con esta selección, vamos a proponerte alguno de los mejores cuadros, pero seguro que yendo a buscarlos encontrarás muchos otros que te atrapen y te encandilen. Asegúrate, eso sí, de coger uno de los planos del Museo del Prado, para orientarte bien y saber por dónde tienes que ir para ver estos maravillosos cuadros.

Los cuadros que no hay que perderse

1 – Las Meninas, de Velazquez. Este es el cuadro más conocido del pintor sevillano y el más popular durante las visitas al Museo del Prado. Representa a la familia del rey Felipe IV y tiene la particularidad de que tiene el autorretrato del pintor, que figura como si estuviera pintando a los monarcas.

2 – La Maja Desnuda, de Goya. Se dice que fue una amante de Manuel Godoy e incluso que fue la Duquesa de Alba la que posó para el pintor. Hay dos versiones, esta, en la que aparece desnuda y otra en que viste un vestido blanco.

3 – Las Tres Gracias, de Rubens. Representan a la sensualidad, el amor y la fertilidad y es uno de los cuadros más conocidos de la pinacoteca madrileña.

4 – La adoración de los Pastores, de Rubens. Aunque representa este pasaje bíblico, los colores y tonos oscuros le dan un aspecto más tétrico de lo que ofrecen otros pintores.

5 – Los fusilamientos del 3 de mayo, de Goya. Se llama también “El tres de mayo en Madrid” y representa los fusilamientos de los madrileños que se alzaron contra los franceses el 2 de mayo de 1808.

6 – El caballero de la mano en el pecho, de El Greco. Es la viva imagen del hombre poderoso y característica del Siglo de Oro español y se cree que es un retrato del marqués de Montemayor y notario principal de Toledo.

7 – La rendición de Breda, de Velazquez. También se conoce como Las Lanzas y representa la toma de la ciudad de Breda, representando el poder español de la época.

rendicion_breda_museo_prado

8 – Las hilanderas, de Velazquez. El misterio rodea esta obra del genio sevillano, ya que no se conoce qué buscaba con ella. Aún así, es una de las obras cumbres de su obra y hay que verla.

9 – El jardín de las delicias, de El Bosco. Es uno de los cuadros más extraños e impresionantes del Museo del Prado. Su simbología ha despertado la curiosidad de decenas de generaciones y todavía resulta impactante su visionado.

10 – Saturno devorando a su hijo, de Goya. Un cuadro que impresiona por su crudeza y que resulta indispensable en la obra de su autor.

Hay cientos de cuadros que deben conocerse y que están expuestos en el Museo del Prado y seguro que se encontrarán más yendo de sala a sala. Lo ideal es dejar una mañana o una tarde para recorrer el Museo y descubrir los tesoros que se encuentran en él.

Fotos | Wikipedia

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información