Cómo salir a buscar setas correctamente y sin provocar desastres en el monte

Cómo salir a buscar setas correctamente y sin provocar desastres en el monte

Escrito por: Victor Alós    1 octubre 2018     2 Comentarios     3 minutos

La llegada del otoño hace que muchos aficionados a buscar setas salgan al monte y es importante conocer dónde y cómo buscar níscalos sin dañar el medio ambiente

Con la llegada del otoño los montes de toda España se llenan de aficionados a la micología, que se lanzan a los parajes naturales en busca de las primeras setas de la temporada. Es una de las grandes aficiones que provocan que mucha gente salga los fines de semana para encontrar esas setas, que pueden ser rebollones o níscalos, los más populares y los que primero llegan con el mes de octubre. Este año ha llovido bastante, así que se espera una buena campaña. Probablemente, seas una de las personas que quieran combinar el senderismo por la montaña con la búsqueda de este preciado producto. Pero, ¿sabes cómo buscar setas sin perjudicar el medio rural?

Es importante conocer las normas básicas para salir a buscar setas, porque los aficionados de verdad no perdonan a los novatos que estropean los espacios naturales buscando setas. Es importante saber los lugares donde se pueden encontrar los níscalos, para buscarlos en los lugares adecuados y no perderse por rincones donde no aparecen. Obviamente, los vecinos de los pueblos de montaña no van a contarnos dónde poder encontrar setas, así que más nos vale conocer dónde crecen los níscalos.


Cómo buscar setas

Dónde buscar níscalos

El níscalo y en general las setas crecen en lugares donde se acumula el agua cuando llueve. Los rebollones provienen de las esporas que sueltan las propias setas y que son arrastrados por el agua de la lluvia. También se pueden encontrar junto a los árboles, que frenan el agua y permiten que germinen. Pero no basta con saberlo, hay que buscarlos. Normalmente están ocultos por musgo, que se ha de levantar para ver si hay setas debajo.

Presionando el musgo se puede comprobar si está cubriendo algo duro, que bien puede ser una piedra o las apreciadas setas. Ojo. Se ha de levantar el musgo y volver a dejarlo tal y como estaba. Si hay suerte y se encuentra una o varias setas, se ha de comprobar si son níscalos o la variedad comestible que se busca. Y con mucho cuidado, porque las setas suelen ser muy peligrosas y si no se tiene claro que es comestible, es mejor dejarla.
Cómo buscar setas en otoño

Equipamiento para buscar setas

Es fundamental utilizar ropa cómoda, que se pueda quitar a medida que avance el día y se pueda transportar cómodamente. Normalmente se va al monte temprano y la temperatura es baja y la humedad alta. A medida que avanza el día sube la temperatura y la ropa puede molestar. El calzado, claro, ha de ser cómodo y adecuado para andar por el monte.

En cuanto a las herramientas, hay que llevar guantes y una pequeña navaja o cuchillo. Existen cuchillos especiales para setas, así que es fácil hacerse con uno. Esto es importante porque las setas no se arrancan. Cuando se encuentra un níscalo, se ha de sujetar por la parte superior y cortar el tallo por la base. De esta manera, el níscalo volverá a crecer.

Para llevarse los níscalos o rebollones que se han encontrado, hay que utilizar una cesta de mimbre. No sirve cualquier bolsa ni recipiente para llevarlas. Tiene que ser una cesta de mimbre o algo similar para que las esporas caigan al suelo y las setas puedan reproducirse.

Siguiendo estos consejos se puede salir a buscar setas este otoño con toda tranquilidad de que lo estamos haciendo bien. Y hay que recordar que el monte ha de quedar exactamente igual que como lo hemos encontrado, preservando el espacio para todo el mundo pueda disfrutarlo. La basura, a una bolsa y a tirarla en los contenedores más cercanos.


un comentario

  1. El monte y las setas hay que respetarlos y el uso de cestas de mimbre debe ser obligatorio. Saludos

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.