Los gatos, protagonistas del Kattenkabinet de Amsterdam, un museo para los amantes de los felinos

Los gatos, protagonistas del Kattenkabinet de Amsterdam, un museo para los amantes de los felinos

Escrito por: Victor Alós    19 marzo 2018     2 minutos

Este museo, consagrado a la memoria del gato John Pierpont Morgan, al que su dueño le dedicó esta recopilación de obras de arte con gatos, presentes en todas

Sabemos que hay muchos museos realmente curiosos a lo largo del mundo, que se salen de lo normal y donde quizá veamos cuadros y otras obras artísticas como en el resto de museos, pero con temáticas de lo más curiosas. Si en España tenemos lugares como el Museo de los Orinales, pero hay muchos más. En Amsterdam, una ciudad que es bastante curiosa y que siempre sorprende encontramos un museo dedicado a los gatos, el Kattenkabinet.

No se trata de un lugar donde poder ver razas de gatos y escenas costumbristas de estos felinos tan presentes en nuestras ciudades. Es un museo donde se pueden encontrar obras de arte en los que los gatos son protagonistas o aparecen de manera remarcada. Cuadros, esculturas, carteles y otras formas de expresión artística en las que el gato está presente.

Este museo ubicado en una mansión en Amsterdam contiene una gran variedad de obras de arte con los gatos como protagonistasEl Kattenkabinet está ubicado en una mansión del siglo XVII, a orillas del canal Herengrach. En esta casa vivía Bob Mejier, quien tenía un gato llamado Morgan al que agasajaba con regalos en su cumpleaños. Una vez incluso le regalaron un cuadro pintado por Ansel Sandberg. A los diez años Morgan fue modelo para una estatua y a los quince años recibió una réplica de un dólar estadounidense en el que se sustituyó al presidente que aparecía en el billete por el propio Morgan y la leyenda «En Dios confiamos» fue sustituida por «En ningún perro confiamos«.

El museo se reparte en cinco habitaciones, que tienen interés por sí mismas. Estas son la sala principal, la sala de baile, una sala de música, la sala Mechel y una biblioteca. En cada una de las habitaciones hay elementos decorativos de siglos anteriores, donde se pueden ver estas obras de arte protagonizadas por felinos de todo el mundo. Y, por supuesto, interactuar con los gatos que viven en este museo, que no son pocos.

El precio de la entrada es de 5 euros, aunque los niños hasta los 12 años pagan solo 2,5 euros. Los menores de cuatro años entran gratis, y pueden encontrar con un museo dedicado enteramente a los gatos, compañeros fieles (más o menos) de millones de personas en todo el mundo.

Fotos | Flicker Creative Common

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.