artesanía

Los curtidores de cuero de Marrakech, una tradición milenaria
Costumbres y tradiciones

Los curtidores de cuero de Marrakech, una tradición milenaria

Escrito por: Victor Alós
24 Agosto 2014
Sin comentarios
2 minutos

En Marruecos es tradicional el uso de la piel curtida para confeccionar muchos objetos. Desde las babuchas que utilizan muchos marroquís hasta los cientos de productos destinados a los turistas que se pueden encontrar en las tiendas del zoco. Por eso, la industria tradicional del curtido de cuero es una de las más importantes del país.

Pero, lejos de utilizar métodos modernos, los curtidores marroquís se afanan en hacerlo siguiendo otros que cuentan con más años de antigüedad y son mucho más exóticos, interesantes... y malolientes. Pero esto último, pese a la incomodidad que provoca, es parte de su atractivo.

A pocos centenares de metros del zoco de la Medina de Marrakech encontramos Le souk des tanneurs, o el barrio de los curtidores. En él se realizan los trabajos para preparar las pieles, tintarlas y dejarlas listas para su uso en la fabricación de distintos objetos.

Una de las principales características es que huele realmente mal. De hecho, en la entrada a la plaza donde están las balsas donde se curten las pieles, los guías facilitan una ramitas de menta para disimular el desagradable y fuerte olor que flota en el ambiente.

Este está provocado por los materiales que se utilizan para el curtido. Entre los que se amontonan en las balsas hay aceite de oliva virgen, corteza de alcornoque, granadina y excrementos de palomas. Este último se utiliza mucho y es en parte responsable del penetrante olor. Es curioso ver a jóvenes sumergidos en las balsas con este producto, que aún y siendo lo que es, es indispensable para su trabajo.

En el suelo, junto a las balsas, se pueden ver las pieles tintadas extendidas para su secado y posterior manufacturación. Por supuesto, también hay tiendas que exponen los productos realizados con la piel que se curte en este particular rincón de la ciudad.

Vía | Marrakech-Cityguide
Foto | Sérgio Gonçalves - Flickr

Artesanía en el Pueblito de los Dominicos
Ocio y cultura

Artesanía en el Pueblito de los Dominicos

Escrito por: bgarcia
19 Junio 2013
Sin comentarios
1 minuto

Los establos y bodegas en desuso junto a la la iglesia San Vicente Ferrer de Apoquindo en Santiago de Chile se transformaron en los años 80 en encantadoras tiendas de artesanía. Así nació lo que hoy es un lugar de visita obligada en la capital, el Pueblito de los Dominicos.

Las construcciones de adobe y el suelo de tierra que encontramos al traspasar el arco con el nombre del centro artesanal, nos hacen olvidar que estamos en una gran metrópoli y nos trasladan al Chile más rural. En los 160 locales que encontramos en el Pueblito se puede comprar todo tipo de artesanía tradicional: textil, cerámica, madera, metal, vidrio, lapislázuli o cuero. Además hay antigüedades, muebles, animales e incluso un lutier. No solo se puede pasear y comprar, además podemos disfrutar en vivo del trabajo de los artesanos.

El Pueblito es una agradable visita para toda la familia, los niños se quedan fascinados con el ambiente y sobre todo con las tiendas de aves y mascotas, algunas de las cuales tienen grandes jaulas en el exterior. Hay obras de teatro, representaciones musicales, exposiciones y la posibilidad de descansar tomando algo en este oasis de tranquilidad en la ciudad. Los precios pueden ser algo más elevados que en otros lugares pero hay piezas únicas, muchas realizadas allí mismo.

Puedes llegar en metro con la línea 1, la parada es la de Los Dominicos. No hay pérdida, las cúpulas de la Iglesia se ven claramente. Está abierto de martes a domingo de 10.30 a 20.00 horas y la entrada es libre.

Vía | Chile
Foto | Flickr-lo.tangelini

Descubriendo Fez: la artesanía
Costumbres y tradiciones

Descubriendo Fez: la artesanía

Escrito por: slledo
7 Junio 2012
Comentario
1 minuto

Para terminar con nuestra visita a la ciudad de Fez, he creído conveniente mostraros su artesanía tradicional. Debes saber que el gorro morisco con forma de vaso de color rojo es típico de Fez, de hecho el gorro se llama igual que la ciudad. Así que al igual que pasa en los viajes a México en los que todos vuelven obligatoriamente con una foto o souvenir mostrando el sombrero mejicano, si vas a Fez tendrás que probártelo y tomar una instantánea.

Cabe destacar en la ciudad la fabricación de productos de piel. La visita a alguna de las curtidorías de la ciudad es indispensable. En ella podremos ver el completo proceso de elaboración de la piel y la manera tradicional de tintarla. El espectáculo podremos observarlo desde lo alto, desde una de las tantas trastiendas de las calles más altas. Es costumbre que antes de comenzar el tendero ofrezca un poco de menta para la nariz. No dudes en utilizarla, el olor es extremadamente desagradable.

Al finalizar la visita lo más probable es que te pidan a cambio comprar alguno de los productos conseguidos con el trabajo de la piel. Si no te interesa no te preocupes, suelen conformarse con una propina. Si quieres seguir adentrándote en las labores tradicionales, puedes visitar la Plaza Seffarine. Esta siempre ha sido la plaza de los caldereros. Antiguamente estaba repleta de artesanos que fabricaban allí artículos como teteras y ollas trabajando el cobre rojo. Aún hoy es posible ver cómo golpean el metal para intentar modelar las piezas.

Vía | Tu guía de Fez
Foto | Flickr-Zilverbat


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.