Patrimonio de la Humanidad en Albania

por el 8 Abril 2017

Berat, en Albania, es Patrimonio de la Humanidad

Albania es uno de los países más pequeños de Europa y también de los más pobres del viejo continente. Esto no es una buena presentación para un país que, en el fondo, es bastante interesante como todos los que forman parte de la controvertida región de los Balcanes, con tanta historia y tanta mezcla de culturas.

Con una industria turística incipiente, atraídos los turistas más por lo barato de sus precios y el descubrir nuevos lugares que por otra cosa, vamos a conocer ahora los lugares de Albania que forman parte de la lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Son solamente tres: el yacimiento de Butrinto, y las ciudades de Gjirokastra y Berat.

Los restos arqueológicos de Butrinto

En la costa sur del país, en una pequeña península, se encuentra el yacimiento arqueológico más importante de Albania, Butrinto, añadido a la lista del Patrimonio de la Humanidad en el año 1992. Más tarde, en 1999, se añadiría también a la lista el territorio del Parque Nacional que lo rodea. Con evidencias de la existencia de vida humana ya en el siglo X antes de Cristo, su cercanía con la isla griega de Cofu y con la ciudad albanesa de Sarande hace que sea haya convertido en uno de los lugares de mayor tránsito turístico del país.

La Ciudad-museo de Gjirokastra

Gjirokastra es una ciudad también del sur, de unos 25 mil habitantes aproximadamente, famosa porque en ella nacieron importantes personalidades albanesas como Hoxha, presidente del país durante cuatro décadas. Pero lo que hace verdaderamente interesante a esta ciudad es su centro histórico, un lugar que le ha hecho valer el apelativo a Gjirokastra de “ciudad-museo” y que le dio un sitio en la lista del Patrimonio de la Humanidad desde el año 2005, por conservar como pocas ciudades la arquitectura más típica de la región de los Balcanes y la influencia otomana.

El casco antiguo de Berat

En el año 2008, la ciudad de Berat, con alrededor de 60 mil habitantes, se convirtió en el último hasta la fecha añadido albanés a la lista del Patrimonio de la Humanidad. Esta ciudad de la zona central, considerada como la más antigua del país de entre las que siguen habitadas en la actualidad, fue añadida por la UNESCO por el mismo motivo que años antes se hizo con Gjirokastra, por la importante de su centro histórico y su belleza, señalado como “un raro ejemplo de ciudad otomana muy bien conservada”.

Foto | Flickr – My Cottage

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información