Tres días descubriendo Berlín: Día dos

por el 1 junio 2016

visitar_berlin_dia_2

Tras un día visitando el centro de Berlín y callejeando por esas bonitas calles, llega el momento de afrontar el segundo día de visita a Berlín. Para comenzar esta segunda jornada realizaremos una visita al campo de concentración de Sachenhausen y un paseo por la zona Oeste de Berlín, con una visita al Reichstag, el parlamento alemán.

Una mañana recorriendo la historia reciente

El campo de concentración se ha convertido en uno de los reclamos turísticos de la ciudad, rediseñado, como muchos otros monumentos de Alemania y Austria, en recordatorios de lo que sucedió durante la II Guerra Mundial y que tuvo su epicentro en Alemania. Se trata de una visita bastante dura, en la que se pueden visitar los distintos edificios donde se tuvieron retenidos a miles de personas durante la guerra y otras estancias donde encontraron su fin.

Se trata de un lugar histórico y en su entrada se puede ver un reloj, que desde el día de su liberación, marca la hora exacta en que fueron liberados sus internos. La entrada es gratuita, aunque cuenta con un servicio de audioguías por unos 3 euros. Se llega hasta él con el tren, en un trayecto que dura unos 45 minutos. Se baja en la estación de Oranienburg y se llega hasta el campo con un autobús. El ritmo de la visita la marca cada uno, pero suele durar unas dos horas.

reichstag_berlin

El centro de la burocracia alemana

Junto al Parlamento está el mayor parque de la ciudad, donde es un placer pasear y descubrir muchos rinconesTras la visita, se puede volver al centro y disfrutar del almuerzo por alguna de las calles que conocimos en día anterior. Por la tarde, es el momento de dirigirse hasta el Reichstag, un edificio que resulta interesante visitar. Para acceder a él hay que registrarse un par de días antes, en la web del parlamento. La visita dura unos 30 minutos e incluye la visita a la cúpula, diseñada por Norman Foster. La visita permite subir hasta lo más alto y admirar una vista espectacular de la ciudad. Es aconsejable visitarla con buen tiempo, porque cuando llueve o está nevado, no se ve todo tan bien.

Tras la visita, hay que acercarse el Parque Tiergarten. Este es el principal parque de la ciudad y en él se puede ver la columna de la Victoria y el monumento a Bismarck, aunque hay miles de pequeños rincones por donde pasar y disfrutar de este pulmón verde de la ciudad.

La jornada puede terminar en la Postdamer Platz, la plaza comercial más moderna de la ciudad, con una gran variedad de tiendas y restaurantes donde tomar el pulso de la ciudad y disfrutar de su gastronomía. Y prepararnos para el tercer día por la capital alemana.

Foto 1 | Jessica Splenger – Flickr
Foto 2 | Ilja online – Flickr

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información