El cementerio de Farkasrét en Budapest

El cementerio de Farkasrét en Budapest

Escrito por: slopez    16 Julio 2014     Comentario     2 minutos

Hay ciudades en el mundo que poseen encanto e interés, prácticamente, en cada una de las piedras que componen sus edificios y monumentos. Algunas de esas piedras han servido para construir lugares que, probablemente, no se nos ocurriría visitar bajo ningún concepto pero que también encierran parte de la historia de un país. Es el […]

Hay ciudades en el mundo que poseen encanto e interés, prácticamente, en cada una de las piedras que componen sus edificios y monumentos. Algunas de esas piedras han servido para construir lugares que, probablemente, no se nos ocurriría visitar bajo ningún concepto pero que también encierran parte de la historia de un país. Es el caso del que nos ocupa hoy: el cementerio de Farkasrét, en la ciudad de Budapest. Para visitarlo reserva con Rumbo tus vuelos a Budapest.

Este es uno de los cementerios más famosos de la capital de Hungría. Establecido en el año 1885, fue inaugurado algunos años después, en 1894, siendo apreciado, desde entonces, más como un cementerio como un lugar de visita turística obligada, con unas magníficas vistas hacia la ciudad de Budapest.

Un lugar en el que descansan algunos de los personajes muy notables del país, y no todos ellos húngaros. Científicos, académicos, deportistas, y muchos de ellos judíos, se encuentran en este lugar enterrados. De hecho, es el lugar preferido para ello de actores, cantantes de ópera, músicos, pintores, arquitectos, y un largo etcétera de artistas.

El espacio que ocupa el cementerio no llega a las tres hectáreas (unos treinta mil metros cuadrados), siendo ocupado con casi cinco mil lápidas, muchas de las cuales se encuentran bellamente decoradas con esculturas de gran belleza. La lápida más antigua que se conoce en Farkasrét data del año 1897.

A lo largo de los años, se han introducido nuevos elementos de remodelación en el cementerio, tales como la sala mortuoria o la nueva capilla, ambas correspondientes a la década de los ochenta. Hay que señalar que, en la etapa comunista, era el único cementerio donde se podía recibir sepultura religiosa, ya que estaba prohibido en el otro cementerio de la ciudad, el Kerepesi.

Esperamos no haber sido morbosos con este post, pero entendemos que la historia también puede ser encontrada sepultada bajo lápidas de mármol. Miremos con otros ojos este tipo de lugares e intentemos admirar la fusión que se produce entre la finalidad del lugar y la belleza de su ornamentación. Si visitan Budapest, no dejen de conocer el cementerio de Farkasrét. No se arrepentirán.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Jonathan Hinkle


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.