Halloren, la fábrica de chocolate más antigua de Alemania

Halloren, la fábrica de chocolate más antigua de Alemania

Escrito por: slopez    15 mayo 2014     Sin comentarios     2 minutos

La cultura de los países de todo el mundo nos trae, en ocasiones, lugares realmente curiosos y originales como parte de su historia. En la ciudad de Halle, en el estado de Sajonia Anhalt, encontramos uno de esos lugares que merece la pena visitar. Hoy haremos un pequeño recorrido por Halloren, la fábrica de chocolate más antigua de Alemania.

Y de hecho, a día de hoy, lo sigue siendo. Su fundación data de principios del siglo XIX, alcanzando una mayor producción a mediados del mismo siglo. Con el paso del tiempo, su progresión fue a más, llegando a introducir el reparto a domicilio a mediados del siglo XX. Hoy en día, sus ventas superan los sesenta millones de euros en todo el mundo.

Aunque no lo creamos, el mundo del chocolate posee detalles verdaderamente curiosos. A través de novecientos metros cuadrados de exposición, encontramos verdaderas obras de arte chocolatero, destacando una habitación realizada con mil cuatrocientos kilos de chocolate y trescientos kilos de mazapán.

Durante un recorrido por Halloren, se nos permite contemplar el trabajo de los operarios de la fábrica, siendo testigos de la elaboración de los mejores chocolates y trufas de toda Alemania. Cuando no se puede realizar dicho recorrido, podemos conocer la manipulación de este producto a través de medios multimedia que nos lo muestran.

Uno de los productos estrella de esta fábrica y museo del chocolate son las bolas originales Hallorenging. Este dulce se realiza con crema de chocolate, con la forma de botones de chaqueta. Anualmente, se pueden llegar a vender hasta ciento ochenta millones de unidades de este delicioso manjar.

De las últimas curiosidades que encontramos en el museo, tenemos que destacar una recreación tridimensional del centro de la ciudad de Halle, elaborado exclusivamente por chocolate. Casas, calles, barrios y edificios son representados con chocolate negro, mostrando su historia desde los años cincuenta.

A través de las diferentes galerías que componen el museo, podemos conocer la historia de este dulce producto, como se introdujo en el país, su repercusión en la industria alimenticia alemana y, por supuesto, aprender la diversidad de chocolates que ni por asomo podíamos pensar que existieran.

A nadie le amarga un dulce y, por lo tanto, mucho menos este recorrido por las instalaciones de la fábrica de chocolate más antigua de Alemania. Una gran oportunidad de conocer otra parte de la historia de Alemania. El horario del museo es de lunes a viernes, de 9 de la mañana a 6.30 de la tarde, sábados, hasta las 4 de la tarde y domingos, de 11 de la mañana a 5 de la tarde. La visita a la fábrica es entre semana, lunes, miércoles y viernes, a las 5 de la tarde, pudiendo verla pero sin producción, los sábados a la 1 de la tarde.

Vía | halloren
Foto | flickr-halleliebe


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.