El Café de Lieja, un postre típico de esta ciudad belga

Escrito por: Xavi    18 marzo 2013     1 minuto

Tomar un café en Lieja no es lo mismo que tomar un café en cualquier lugar. En esta ciudad tomar un café es toda una experiencia que los cafeteros saben valorar muy bien, no sólo por el sabor del café, sino por los detalles con que habitualmente se acompaña una taza de café: galletitas, dulcecitos, chocolatinas, nata …

Aparte, está el llamado Café de Lieja, o Café Liégeois, que no es tanto un café en sí sino que más bien es un postre, ya que en su mayoría es helado. Esta es otra especialidad de la gastronomía que podréis disfrutar en Bélgica, aunque en honor a la verdad hay que decir que no se inventó en este país, y que de belga tiene lo que se dice el nombre y poco más.

El Café de Lieja es realmente un invento francés, por así decirlo. Los lugares donde se empieza a servir esta especie de helado de café son los cafés más prestigiosos y chics de París, y ni siquiera se le llama Café de Lieja, sino Café Vienés. El sobrenombre de «de Lieja» se le añade después de la Primera Guerra Mundial, en honor a los defensores de la ciudad belga que sostuvieron la invasión alemana, cosa que le vino muy bien a Francia para preparase durante las primeras batallas de la primera gran guerra.

Y una vez conocida la historia, ahora toca saber qué lleva. Un Café de Lieja lleva café, helado de café y también la deliciosa crema chantillí. Luego, para decorar, se le pueden poner granos de café, virutas de chocolate, barquillos, o frutos secos.

Foto | Flickr – Peter Stevens

Comentarios cerrados


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.