Palacio del Meir en Amberes

Escrito por: Juan Luis    25 junio 2015     Sin comentarios     2 minutos

En la ciudad de Amberes uno de los monumentos emblemáticos que merece la pena tenerlo en cuenta es el Palacio del Meir, un palacio que se encuentra en la popular calle Meir de la ciudad, conocida porque es uno de los lugares más interesantes para poder hacer las compras, además de estar cerca de la casa de Rubens.

Es un palacio que en su día fue Palacio Real y hoy es un icono para los ciudadanos. Es una construcción que data del siglo XVIII, presenta un estilo rococó y es uno de los palacios famosos de Bélgica. Fue Jan Pieter Van Baurscheit la persona que realizó el diseño de este elegante palacio.

Tiene una historia fascinante ya que durante mucho tiempo fue el lugar donde vivía un mercader relacionado con la cerveza, hasta que Napoleón lo convertiría en una residencia para los reyes. El último fue Alberto I, mientras que se dedicó a la batalla del Yser. Es un palacio que en estos últimos años ha sido un museo de cine y hoy en día en su interior podemos ver algunas cafeterías y disfrutar de alguna bebida y aperitivo.

Recientemente ha tenido que ser restaurado y ha permanecido cerrado durante un tiempo, aunque ha vuelto a su actividad normal. Destacar que en la zona baja nos encontramos con una chocolatería y otros establecimientos, en la zona más alta tenemos un jardín para poder relajarnos y disfrutar de las vistas, además de una zona intermedia donde la cultura está presente ya que alberga el Centro Internacional cultural. Se han conservado muebles, obras de arte y elementos decorativos que se pueden apreciar durante la visita. La visita se puede hacer miércoles, jueves y viernes de 10 a 12 horas y de 13 a 17 horas, fines de semana de 10 a 12 horas y de 13 a 18 horas, con un precio de 8 euros para adultos y niños menores de 12 años gratis.

Vía | Flandes
Foto | G.Lanting-Wikimedia


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.