El nuevo Estadio Olímpico de Tokio, sede de los JJOO de 2020

El nuevo Estadio Olímpico de Tokio, sede de los JJOO de 2020

Escrito por: Xavi    13 enero 2020     3 minutos

2020 es año olímpico y los Juegos de este año se celebrarán en Tokio. Ahora conocerás la principal sede de este evento, el nuevo Estadio Olímpico de Tokio.

El año 2020 es olímpico, es decir que este año toca Juegos Olímpicos, el gran acontecimiento deportivo que se celebra cada cuatro años. La ciudad que fue elegida como sede para albergar los Juegos de este año es Tokio, la capital de Japón, una ciudad que ya sabe lo que es albergar un evento así, pues lo hizo en el año 1964. La elección se produjo en septiembre de 2013 y seguramente la recordaréis porque entre la terna de ciudades candidatas finalistas se coló Madrid, además de Estambul.

Un evento como éste, en la que se dan más de una treintena de disciplinas deportivas, tiene por fuerza muchas sedes, pero la principal es la que vamos a conocer ahora: el Estadio Olímpico de Tokio. El estadio olímpico suele ser el lugar donde se celebran las competiciones de atletismo, el deporte estrella de los Juegos Olímpicos, y las ceremonias de apertura y clausura, que abren y cierran los Juegos.

Tokio ya contaba con su Estadio Olímpico, por aquello de haber albergado antes unos Juegos, pero como ese recinto tenía ya muchos años (fue inaugurado en el año 1958), se decidió realizar uno nuevo, más moderno y lógicamente con mayor capacidad. Así pues, el antiguo fue demolido en el año 2015 y comenzó la reconstrucción, siguiendo el proyecto del arquitecto Kengo Kuma, al que se le encargó la tarea de diseñar un estadio cuyos costes no fueran desorbitados y que fuera lo más sostenible posible, siendo esto uno de los principales objetivos a conseguir para la organización de estos Juegos.

El nuevo Estadio Olímpico de Tokio, sede de los JJOO de 2020

Aunque la ceremonia de apertura no será hasta el 24 de julio, el nuevo Estadio Olímpico de Tokio ya fue inaugurado oficialmente en el mes de diciembre de 2019, tras tres años de obras. Con capacidad para 68 mil espectadores (no mucho más de su versión original), aunque ampliable hasta 80 mil en otros eventos que no necesiten de pista de atletismo, el coste final de la reconstrucción se quedó en torno a los 150 mil millones de yenes (al cambio unos 1300 millones de euros, más o menos), la mitad de lo que se presupuestaba en los primeros proyectos y que había enfadado mucho a la población japonesa.

Como curiosidad, resaltar que en parte de la construcción se ha utilizado madera de cedro, un elemento muy típico y tradicional en la construcción de casas y templos a lo largo de todo Japón. Aunque la parte más importante del proyecto ha sido en cuestiones relativas a la temperatura, teniendo en cuenta que en Tokio puede hacer mucha calor y mucha humedad durante los Juegos. Así, aparte de la maquinaria que ayudará a bajar unos grados, el diseño de la cubierta también permite la entrada del viento, de forma que refresque de forma natural.

Justo frente al estadio podéis visitar el también nuevo Museo Olímpico, inaugurado en septiembre de 2019 y que es muy recomendable, pues no solo te mete de lleno en la historia de los Juegos con la exhibición de objetos del pasado, sino que también te puedes meter en la piel de un deportista, jugando a ser Usain Bolt o un gran tirador con arco. Todo, estadio y museo, se encuentra en el corazón administrativo de Tokio, el distrito de Shinjuku.

Foto 1 | Wikipedia Commons
Foto 2 | Wikipedia Commons

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.