Monsaraz, un pueblo encantador y auténtico

Monsaraz, un pueblo encantador y auténtico

Escrito por: Xavi    16 febrero 2013     2 minutos

Al sur de la región del Alentejo nos encontramos con uno de los pueblos más bonitos, encantadores y auténticos de Portugal. Se llama Monsaraz, y poca gente hay que pise este lugar y no le guste. Su ubicación y la conservación de su amplio patrimonio son las claves de que guste tanto a los que lo visitan.

Más que un pueblo, se diría que es una fortaleza pues está totalmente rodeado por las murallas medievales que todavía se conservan. Además, se encuentra asentado sobre un cerro por lo que mucha gente lo llama cariñosamente el Nido del Águila. La verdad es que, como puedes comprobar en la imagen, ya las vistas que se tienen desde ahí hace que merezca la pena subir hasta la población.

Una población muy pequeña y que se recorre en muy poco tiempo, pues apenas tiene dos calles y dos plazas. El pueblo además es totalmente peatonal, así que hay que recorrerlo a pie, lo cual no es ningún problema. Mas bien al contrario, lo hace más auténtico aún. Así que deja el coche fuera de las murallas, hay un aparcamiento propicio para ello, y prepárate para caminar sobre suelo empedrado.

El Castillo, del siglo XIII, con sus grandes torres, como la Torre del Homenaje o la Torre de las Brujas, es el punto más concurrido de la ciudad. Pero no es el único monumento, pues Monsaraz puede presumir de tener hasta siete iglesias. Las más importantes son la Iglesia Matriz y la Iglesia de Misericordia. El resto son pequeñas capillas, y algunas ya no están en muy buen estado.

El principal problema que tiene este pueblo es que hay que llegar forzosamente por carretera a él. Si no podéis hacerlo en vuestro propio vehículo, o nos fiáis de mapas y GPS, podéis ir en autobús hasta él desde Évora, haciendo trasbordo en una localidad cercana llamada Regueros de Monsaraz.

Foto | Flickr – Ken and Nyetta

Deja un comentario


Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.