El Roscón de Reyes, el último dulce de las fiestas navideñas

por el 5 enero 2016

640px-Roscón_de_Reyes_-_Mallorquina

Las fiestas navideñas, que suelen comprender del 24 de diciembre al 6 de enero, tienen sus propias recetas y tradiciones. Se trata de momentos en los que se disfrutar de algunos tipos de postre que no suelen estar disponibles el resto del año. Los polvorones, el mazapán y los turrones, más propios de los días cercanos a la Navidad y las uvas o clementinas para la Nochevieja. Si hablamos del último de estos dulces navideños, tenemos que referirnos al Roscón de Reyes, que se disfruta la víspera de Reyes.

Este dulce tradicional, que lleva en su interior el haba y la figura, tradicionalmente de uno de los Reyes Magos, se toma después de la cena de la víspera de Reyes, como postre. También se deja un poco para el día señalado, cuando los Magos de Oriente ya han dejado sus regalos.

La tradición del Roscón de Reyes viene de mucho más antiguo de lo que nos imaginamos, ya que se inició en el siglo II a.C. en el imperio romano. En esos tiempos se celebraban las Saturnales, es decir, unos días dedicados a Saturno y que celebraban que el día comenzaba a alargarse y la noche a acortarse. En esos días los esclavos quedaban liberados de sus obligaciones y podían celebrarlo de diversas maneras. Entre ellas, se comía una torta hecha con higos secos, dátiles y miel.

Este postre se convirtió en algo muy popular y en el siglo III d.C. se le introdujo un haba, que auguraba a quien la encontraba un año próspero y fértil. Tras la llegada del cristianismo, esta tradición continuó en varios lugares, como en Francia, donde fue conocida durante siglos como “Le roi de la Fave“, que podría traducirse como “El rey del haba”.

Felipe V introdujo una moneda de oro en el Roscón y el haba pasó a ser negativa, forzando a pagar el dulce a quien la encuentre. De ahí surge precisamente la expresión “el tonto del haba” o “tontolaba“. Poco a poco, ha llegado a nuestros días con pocos cambios, aunque actualmente se pueden encontrar roscones “secos” o rellenos de crema, nata o chocolate. Eso sí, el sentido de la figura y el haba se continúa aplicando y quien encuentra la figura se corona rey por una noche.

Vía | Wikipedia

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información