El Castillo de Coole en la ciudad de Enniskillen

por el 31 Marzo 2014

Castillo de Coole
Hace unos días conocíamos la capital y ciudad más importante y turísticas del Condado de Fermanagh y de toda Irlanda del Norte. Hoy vamos a detenernos en uno de los monumentos más representativos de la ciudad de Enniskillen. Un edificio localizado en un espacio natural realmente bello y que, a su vez, sirve de alojamiento para sus visitantes. Vamos a conocer el Castillo de Coole.

El Castillo de Coole es una mansión de estilo neoclásico, construida a finales del siglo XVIII y encuadrada en una bella zona boscosa, habitada desde tiempos prehistóricos. A raíz de su construcción, sirvió como residencia veraniega de la familia Belmore, una de las familias más influyentes del condado. A mediados del siglo XX, los Belmore vendieron la propiedad a la National Trust (Fundación Nacional para Lugares de Interés Histórico o Belleza Natural) para su explotación.

La composición arquitectónica del edificio está diseñada en un estilo georgiano (dentro del neoclásico que posee), con la particularidad que fue diseñado por dos arquitectos que no colaboraron en su creación. El primero de ellos, el irlandés Richard Johnston, diseñó la planta baja, mientras que el famoso arquitecto inglés James Wyatt, continuó con el trabajo, diseñando, desde esa planta, el resto del monumento.

Ante la visión del Castillo de Coole, se puede apreciar su fachada, entremezclando el estilo jónico y dórico. Parte de esa fachada está realizada con piedra de Portland (un tipo de piedra caliza que data de la etapa del Jurásico). Todo ello se funde con un hermoso marco natural que incluye un impresionante bosque de robles, lo cual transmite una sensación muy relajante.

En el interior de la mansión, podemos encontrar ya muy poco mobiliario típico de estilo georgiano, pero sin embargo tenemos que destacar un salón decorado al estilo del Imperio Francés (Imperio Napoleónico), un pasillo con escalera de acceso en estilo griego o un salón para trabajo de las damas con un mobiliario de estilo chino. Además, en el sótano encontramos una amplia zona que incluye una cocina, dependencias para la servidumbre, un baño en estilo romano y una pequeña fábrica de cerveza.

Como ven, el Castillo de Coole mezcla estilos arquitectónicos en su interior (sumando aquí un mobiliario muy variado en estilo) y en el exterior, añadiendo todo el marco natural de bosque que allí encontramos. No lo duden y preparen una visita a fondo al Castillo de Coole, en la ciudad de Enniskillen. Abierto al público, de lunes a domingo, de 2 a 7.30 de la tarde.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-firesika

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies, tanto propias como de terceros, para mejorar la navegación, nuestros servicios y recoger información estadística. Al acceder a está aceptando su instalación y uso en los términos de nuestra política de cookies. Más información