La Biblioteca del Monasterio de Admont

La Biblioteca del Monasterio de Admont

Escrito por: slopez    13 febrero 2014     Sin comentarios     2 minutos

Hay ocasiones en las que un mismo lugar, encierra otros que merecen ser reseñados en un post, de manera independiente. Ese es el caso del que nos ocupa hoy. Si hace ya algún tiempo, realizábamos un recorrido por el legendario Monasterio de Admont, hoy vamos a atravesar, de nuevo, sus puertas, para conocer uno de los lugares más importantes de Austria: su Biblioteca.

La Biblioteca del Monasterio de Admont data su antigüedad de finales del siglo XVIII, siendo diseñada por el arquitecto austríaco Joseph Hueber. La Biblioteca destaca a lo largo de setenta metros, pudiendo contemplar su ornamentado techo a una altura de trece metros. Con estas medidas, unidas a sus catorce metros de ancho, se convierte en la biblioteca monacal más grande de todo el mundo.

A lo largo de todos sus estantes, podemos encontrar unos doscientos mil volúmenes con un total recorrido sobre la historia de la literatura universal. Hasta setenta mil libros restaurados, miles de manuscritos y algo más de quinientos incunables se localizan en sus estanterías para disfrute y deleite de todos aquellos amantes de la cultura y la literatura.

Decíamos, anteriormente, que podemos contemplar su techo a trece metros de altura. Techo que cuenta con una maravillosa ornamentación. En él podemos apreciar un total de siete cúpulas, realizadas por el pintor barroco austríaco Bartolomeo Altomonte, mostrando las etapas del conocimiento humano y de lo divino. Un auténtico disfrute para la vista.

Además de los magníficos frescos de las cúpulas del techo, podemos encontrar otros elementos artísticos en el interior de la biblioteca como las esculturas denominadas Las Últimas Cuatro Cosas, del escultor austríaco, nacido en Graz, Joseff Stammel. Toda la ornamentación se funde con la luz que se introduce en el interior, a través de las cuarenta y ocho ventanas que flanquean el edificio, creando un interesante contraste en el mismo.

Con un total de mil cuatrocientos manuscritos, tenemos que destacar que el más antiguo de todos ellos procedía de la Abadía de San Pedro, en la ciudad de Salzburgo. Este manuscrito fue, junto a más de novecientos incunables, la maleta de viaje que acompañó a los primeros monjes que habitaron el lugar. Otro libro a destacar es un manuscrito iluminado que se conoce como la Biblia de Admont.

Otro lugar de interés cultural que podemos encontrar en Austria de los miles y miles que existen a lo largo del país. En este caso, uno dentro de otro. Si podemos admirar la maravilla y la belleza del legendario Monasterio de Admont, no menos bella e interesante es su biblioteca, donde la delicia artística se une a la riqueza cultural y literaria.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Walter A. Aue

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.