Parques urbanos

El parque Lobera de Melilla, un remanso de paz en la ciudad autónoma
Lugares de interés

El parque Lobera de Melilla, un remanso de paz en la ciudad autónoma

Escrito por: Victor Alós
26 Enero 2018
Sin comentarios
2 minutos

Melilla cuenta con varios pulmones verdes, para descubrir y dejarse llevar por la tranquilidad que desprenden estos rincones. El parque de Lobera es uno de los más conocidos, con una superficie de dos hectáreas que invitan a pasear por él, escuchando a los pájaros que anidan en sus árboles y los que se encuentran en las zonas habilitadas para ellos a lo largo y ancho del parque. Este parque se edificó en el año 1927 y recibe el nombre de Cándido Lobera Girela, militar, escritor, periodista y político que en su día fue responsable del periódico El Telegrama del Rif y primer presidente no militar de la Junta Municipal, del año 1928 a 1931.

El lugar donde se levanta el parque Lobera era una zona llamada el pedregal de Ataque Seco, hasta que Cándido Lobera ordenó levantar el actual parque. En un principio recibió el nombre de parque Conde de Jordana, en honor al comandante general de Melilla de 1913 a 1915, pero en poco tiempo se decidió cambiar su nombre para honrar al auténtico impulsor del mismo. Se encuentra ubicado entre el Auditorium Carvajal, edificado en los años sesenta del pasado siglo y el Parador Nacional de Turismo, que data de los años setenta.

Seguir leyendo

Paseando por el antiguo cauce del río Turia, el eje verde de Valencia
Lugares de interés

Paseando por el antiguo cauce del río Turia, el eje verde de Valencia

Escrito por: Victor Alós
22 Septiembre 2016
Sin comentarios
2 minutos

Valencia tiene un lugar donde cientos de valencianos se dan cita todos los días, un lugar que comienza casi en la entrada de la ciudad y llega hasta la Ciudad de las Artes y las Ciencias, casi en el puerto. Se trata del antiguo cauce del río Turia, convertido en un inmenso parque verde que cuenta con muchos atractivos para disfrutar de un buen paseo, en mitad de la ciudad y al mismo tiempo, en un ambiente relajante y muy interesante.

El paseo suele comenzar en el Parque de Cabecera, situado en el extremo Oeste y junto al Bioparc. Allí hay un gran lago en el que se puede navegar con barcas y patines, que tienen la forma de un divertido cisne. A partir de aquí, se puede pasear hacia el Este, dejándose llevar por las distintas sendas que están rodeadas de césped, donde mucha gente aprovecha el buen clima de Valencia y toma el sol durante casi todo el año.

rio turia

A cada lado del cauce hay varios accesos, que llegan desde las avenidas que lo bordean, con lo que se puede acceder y salir del mismo en cualquier momento y reincorporarse a la ruidosa rutina de la ciudad. Los distintos caminos pasan por lugares curiosos, en los que se pueden encontrar estatuas de metal, parques repletos de flores, campos deportivos, skate parks, muchos sitios donde sentarse, al sol o la sombra e incluso alguna cafetería donde tomar un refresco, un bocata o incluso una paella.

En este parque se encuentra el Gulliver, una gigantesca estatua llena de toboganes en la que nos podemos sentir como si fuéramos liliputienses, saltando y jugando sobre el cuerpo de este mítico personaje de la literatura universal. Un poco más abajo se levante el Palau de la Música, junto a un gran parque con fuentes donde se celebran numerosos conciertos de alguna de las muchas bandas que se reparten por toda la Comunidad Valenciana.

El paseo termina en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, donde podemos aprovechar y visitar el Museo Príncipe Felipe, el Hemisféric o el Oceanogràfic. Parece un recorrido largo, aunque no solo se puede hacer andando. Hay varios puestos de alquiler de bicicletas, tanto individuales como para grupos de personas, que pueden compartir este tipo de vehículos.

Sea a pie, en bicicleta o patinando, este parque urbano se ha convertido en todo un referente, donde se puede pasear y dejarse llevar con tranquilidad sin preocuparse por el tráfico ni las prisas.

Foto 1 | Antonio Marín Segovia - Flickr

Foto 2 | Antonio Marín Segovia - Flickr

El muro de los “Te quiero”, en el barrio parisino de Montmartre
Lugares de interés

El muro de los “Te quiero”, en el barrio parisino de Montmartre

Escrito por: Victor Alós
1 Septiembre 2016
Sin comentarios
2 minutos

Como todas las grandes ciudades, París tiene lugares curiosos que no suelen aparecer en las grandes guías de viaje. Esos rincones que se van conociendo por sorpresa cuando se pasea por algún lugar poco transitado por turistas, son lo que hacen que las visitas a estas ciudades sean realmente agradables y se vivan con emoción. En París podemos encontrar varios, entre ellos, el Mural de los "Te quiero", una curiosa instalación al aire libre que no suele conocerse pero que siempre enamora cuando se encuentra.

Este mural se encuentra paseando por Montmartre, en una pequeña plaza ubicada junto a la estación de metro de Abbesses. Este mural de baldosas de lava esmaltadas en azul tiene una superficie de 40 metros cuadrados y está cubierto por la inscripción "Te amo" escrita en 311 idiomas. Todo un monumento al amor que confirma a la Ciudad de la Luz como una capital totalmente consagrada al amor.

muro-te-quiero-paris-2

El mural de los "Te amo" es obra de dos artistas, que tomaron la idea de una persona que quería remarcar ese sentimiento en las calles de París. Frédéric Baron recopiló esta bonita frase en 311 idiomas y dialectos, se la pasó a Claire Kito, una artista que practicaba caligrafía de extremo oriente y las escribió homogenizándolas. Finalmente, Daniel Boulogne, un especialista en pintura mural, las trasladó al lugar donde están hoy en día.

La frase "Te quiero" está escrita en la superficie del mural en todos los idiomas reconocidos por las Naciones Unidas, incluyendo los principales dialectos de todos los países. De esta manera, raro sería que un vistante de cualquier parte del mundo no encuentre la frase escrita en su idioma, por muy raro que sea este. Como curiosidad, aparece también en gallego, euskera y catalán, además, claro, de castellano.

Le mur des je t’aime es uno de los lugares donde los enamorados se fotografían, dejando su amor marcado frente a este mural que celebra el amor en una de las ciudades más románticas del mundo.

Foto 1 | twiggy-miss - Flickr
Foto 2 | PhOtOnQuAnTiQuE - Flickr

El Phoenix Park en Dublín
Lugares de interés

El Phoenix Park en Dublín

Escrito por: slopez
16 Febrero 2013
3 Comentarios
2 minutos

A tres kilómetros aproximadamente del centro de la ciudad de Dublín, podemos tropezarnos con el que es considerado el mayor parque urbano de toda Europa. Sus alrededor de setecientas doce hectáreas (más de siete millones de metros cuadrados) se encuentran rodeadas por dieciséis kilómetros de valla que protegen toda la fauna y flora que allí se encuentra. Estamos hablando del Phoenix Park.

Extensas zonas verdes, bosques, arboledas, gamos, ciervos o jinetes a caballo pueden ser apreciados en este enorme y espectacular parque. Su historia data del siglo XII, aunque fue realmente en el siglo XVII cuando empezó a adquirir el carácter de parque. De hecho, el Gobernador en Dublín durante el reinado de Carlos II, fue quien lo estableció como "Parque Real de Caza", viviendo en él ciervos y faisanes salvajes. Finalmente, fue abierto al público en 1747.

Entre las atracciones que podemos encontrar en el Phoenix Park tenemos el zoológico, que data de 1830. Es el tercero más antiguo del mundo (tras Viena y Londres) y posee más de setecientos animales y pájaros tropicales para disfrute de todos los visitantes. También destacar el monumento de la Cruz Papal, erigido en honor del Papa Juan Pablo II en 1979.

Otros monumentos a los que merece la pena prestar nuestro tiempo si paseamos por el parque son Wellington, obelisco de sesenta y dos metros de altura, homenaje al Duque de Wellington. La Residencia Deerfield, antigua residencia del caudillo de Irlanda, que pasó a ser, desde 2007, residencia oficial del Embajador de Estados Unidos en Irlanda. Y el Monumento Fénix, columna de estilo corintio con un ave fénix que renace de sus cenizas en la parte superior del mismo. Data de 1747.

Pero sobre todo, debemos detenernos en la construcción más antigua del lugar, el Castillo de Ashtown. Torre medieval del siglo XVII, que representa casi cinco mil quinientos años de historia del parque a través de todas las épocas (antes de que fuera parque, evidentemente). Tanto escrito como por medios audiovisuales, se muestra la interpretación histórica del parque desde el 3.500 A.C hasta la actualidad.

Además, en el parque se encuentra la residencia del Presidente de Irlanda (alejado de la zona pública del parque), que se encuentra cerrado al visitante. También el cuartel general de policía irlandesa, varios campos deportivos y hasta siete circuitos distintos para realizar carreras de automóviles o motocicletas, tradición que proviene de comienzos del siglo XX.

Un gran recorrido, sin duda, sobre todo para aquel que lo quiera descubrir de punta a rabo. La alternancia del paisaje y los animales, así como las actividades deportivas y los lugares de interés cultural que encontramos en el Phoenix Park, hacen de este un parque realmente inusual y original, con gran historia, y que merece la pena visitar si pasamos un tiempo en Dublín.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Sonia Luna


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.