Sercotel Hotels incorpora un nuevo hotel en Huesca
Alojamientos

Sercotel Hotels incorpora un nuevo hotel en Huesca

Escrito por: Juan Luis
8 Abril 2017
Sin comentarios
2 minutos

Sercotel Hotels es una cadena hotelera de gran importancia a nivel nacional y europeo. Sigue ampliando su cartera con nuevos establecimientos hoteleros para poder ofrecer a los clientes los mejores servicios. Una de las últimas novedades es la incorporación de un nuevo hotel en Huesca.

El hotel Margas Golf es el nuevo establecimiento hotelero de Sercotel HotelsSe trata del Hotel Margas Golf, un nuevo establecimiento hotelero de cuatro estrellas que puede resultar bastante interesante para los turistas que apuesten por la práctica del golf. Desde el pasado 7 de abril se encuentra a disposición de los clientes que deseen alojarse en su interior.

La cadena hotelera ya dispone de dos alojamientos en la provincia de Huesca y de 10 establecimientos hoteleros en la comunidad de Aragón, un crecimiento bastante bueno debido a que es una zona con bastante potencial en materia de turismo. En este caso se ubica en la localidad de Latas, dentro del municipio de Sabiñánigo, en una zona que merece la pena conocer.

Sercotel Hotels incorpora un nuevo hotel en Huesca

Es un buen establecimiento hotelero pensado para que las familias puedan pasar unas vacaciones excelentes a lo largo de todo el año y atraer a los clientes que quieran practicar golf, que es un deporte que merece mucho la pena para realizar un viaje bastante bueno.

Se ofrecerán actividades en los alrededores para que los turistas puedan conocer los rincones naturales. También disfrutar del golf, senderismo, cicloturismo para aprovechar el tiempo o la práctica del ecoturismo, que son opciones interesantes para los visitantes que se alojen en este hotel en vacaciones.

La ubicación es excelente ya que está a unos 20 minutos en coche de Jaca o a 45 minutos de Huesca. Es interesante destacar su cercanía con estaciones de esquí de Candanchú, Formigal y Astún.

Este hotel es interesante para los turistas que deseen conocer los mejores rincones de la zona. Ofrece en total 52 habitaciones amplias y con todos los servicios necesarios, en muchos casos las habitaciones ofrecen vistas a la montaña y al campo de golf, que son alicientes apetecibles.

Se ofrecerá wifi gratuita para que los clientes pasen sus mejores vacaciones, un café-bar, salas de reuniones y un restaurante donde se ofrece platos internacionales, para que puedan descubrir sabores variados a lo largo de su estancia.

Vía | Caribbennewsdigital
Foto | Jpduretz-Pixabay
Foto 2 | Jordimos-Pixabay

Canfranc, una de las estaciones de tren más bonitas de España
Medios de Transporte

Canfranc, una de las estaciones de tren más bonitas de España

Escrito por: Victor Alós
31 Octubre 2016
Comentario
3 minutos

Un vestigio de la ruta ferroviaria que unía Aragón con Francia es esta monumental estación ferroviaria que servía de última conexión entre España y el país vecino para viajar de uno a otro a través del túnel del Somport. Este permitía salvar la barrera natural que formaban los Pirineos y servía como punto de unión entre ambos países. La Estación Internacional de Canfranc se inauguró en el año 1923 y desde el principio se convirtió en un lugar que visitar, más allá de su función principal.

La estación de Canfranc ha sido escenario de varias novelas y películas, por su pasado fronterizoLa estación fue diseñada para representar un lujo en los viajes que mostraba la elegancia, el placer de viajar y la majestuosidad que se quería dar a la llegada o la partida a España. Se trata de un edificio que tiene una considerable longitud: 241 metros que acogen 75 puertas a cada lado y que no solo contenía los servicios propios de una estación.

Contaba con la zona propia de los asuntos relacionados con los trenes, pero también con un bar, restaurante, un hotel y una inmensa biblioteca que aportaban un cierto toque elegante y elitista a la estación. Durante varias décadas fue punto de reunión de viajeros entre España y Europa, un lugar donde parar no solo para hacer una etapa del viaje, sino como un lugar en el que valía la pena pasar unos días.

Los conflictos españoles y europeos de la primera mitad del siglo XX hicieron que en sus salones se intercambiaran informaciones sobre movimientos de tropa y cuestiones políticas. Un ambiente de espionaje que ha dado pie a numerosas historias en forma de películas, cortometrajes y novelas que han tenido esta impresionante estación como escenario de ficción.

interior-estacion-canfranc

Durante la década de los años 30 se cegó el túnel de Sompart para evitar la llegada de tropas desde Francia y durante la Segunda Guerra Mundial fue el lugar de paso para los cargamentos de wolframio, un mineral que se utilizaba para reforzar los blindajes de los vehículos de guerra alemanes. A cambio, llegaban toneladas de oro desde Suiza, algo que ha incendiado la imaginación de los escritores.

En el año 1970 se produjo un accidente en el lado francés que provocó el derrumbe del puente que unía ambos países al salir del túnel y se interrumpieron las rutas entre países. Los viajeros que quieren llegar hasta Francia tienen que utilizar autobuses fletados por este país y la estación ha visto limitada su actividad a trenes de media distancia, que unen esta pequeña población con Zaragoza.

El edificio de la estación sufrió un grave incendio y permaneció cerrado durante décadas, aunque se ha comenzado a restaurar y existe la posibilidad de conocer este lugar gracias a unas visitas guiadas que ofrecen toda la información sobre este emblemático lugar y que tanta historia, real y de ficción, acoge entre sus paredes.

Fotos | Wikipedia

La villa de Alquézar permite sumergirse en el pasado medieval de Huesca
Lugares de interés

La villa de Alquézar permite sumergirse en el pasado medieval de Huesca

Escrito por: Victor Alós
13 Octubre 2015
Sin comentarios
2 minutos

España guarda en su territorio muchas antiguas villas en las que parece que no haya pasado el tiempo desde su fundiación, en la época de la Edad Media. Es el caso de ciudades como Alquézar, una pequeña población situada en la provincia de Huesca, que mantiene un aspecto que permanece anclado en esa época. Alquézar está ubicada en el centro de la provincia, en la comarca del Somontano de Barbastro, junto al río Vero.

En la parte superior del pueblo se encuentra la Colegiata de Santa María la Mayor, que está construida sobre lo que era una fortaleza musulmana, que recibió el nombre de Al-Qzar, lo que derivó al nombre que tiene en la actualidad. Hoy es Monumento Nacional y preside la villa. De la iglesia original solo queda el atrio románico, decorado con capiteles historiados. Las sucesivas construcciones y reformas han provocado que existan otros estilos arquitectónicos, como el gótico del siglo XIV y el gótico-renacentista con que se concluyó la construcción. Mantiene también los lienzos de muralla de la fortaleza, así como las torres defensivas.

Alquézar fue declarada Conjunto Artístico Histórico y sus calles, estrechas y con el aspecto medieval que se espera en una población de este tipo, esconden rincones muy curiosos y evocadores. A la Villa se accede a través del portalón gótico y paseando por las calles se puede llegar hasta la Plaza Mayor, porticada y con una curiosa arquitctura, ya que cada edificio presenta un diseño totalmente distinto del que tiene al lado.

Para ver cómo se vivía en estos años en esta población detenida en el tiempo, se puede visitar el Museo Etnológico Casa Fabián, ubicado en una casa del siglo XVII y que guarda en su interior alrededor de 350 piezas provenientes de casas de la población, que muestran trozos de la vida en el pueblo. Además, se puede ver un antiguo molino de aceite, que se se conserva en una de sus estancias.

Desde Alquézar parten varias rutas de senderismo y es un pueblo muy conocido porque hay muchas posibilidades de realizar deportes de aventura, como barranquismo, rafting, escalada, vías ferratas... en un entorno en plena naturaleza que permite disfrutar como en pocos lugares de ella.

Foto | Flickr
Página Oficial | Alquézar

Descubre la Jaca medieval y su ciudadela
Lugares de interés

Descubre la Jaca medieval y su ciudadela

Escrito por: Victor Alós
3 Julio 2015
Sin comentarios
2 minutos

En Huesca nos encontramos con muchas pequeñas poblaciones que guardan restos de la época medieval y que pueden ser visitados para descubrir parte de nuestro pasado. Jaca es una de estas poblaciones medievales que mantiene su rico patrimonio al alcance de los visitantes y puede ser visitado. Uno de los lugares más emblemáticos de esta bella cuidad oscense es su ciudadela.

La ciudadela de Jaca se llamó Castillo de San Pedro hasta bien entrado el siglo XIX y es el único edificio con sus características que se mantiene íntegro. Se construyó a raíz de una orden de Felipe II tras el año 1592. Tiene una planta pentagonal y en cada uno de sus ángulos cuenta con un baluarte en forma de flecha, que se comunican entre sí por un camino de ronda.

Tiene todas las características de una ciudadela de su tiempo, con unas defensas compuestas por una muralla, foso y glacis, mientras que en el interior contaba con una zona residencial y de servicios. El foso, que tiene un recorrido de 1.060 metros, nunca ha contenido agua, y era utilizado como una línea defensiva más, destinada a ralentizar el avance de las tropas enemigas. Actualmente se ha habilitado una zona de descanso para los ciervos que pueblan la zona de Jaca.

Fue declarada monumento histórico-artístico en 1951, aunque no restauró hasta el año 1968. En su interior se puede encontrar una pequeña iglesia del siglo XVII dedicada a San Pedro, con una portada barroca y una pila bautismal románica del siglo XI.

Otra de las cosas interesantes que alberga la ciudadela de Jaca es el Museo de Miniaturas Militares, que acoge una colección de una 35.000 miniaturas de soldados de plomo. Están dispuestas reproduciendo batallas históricas en 23 dioramas que sirven para repasar también la historia militar, gracias a estas pequeñas figura metálicas.

Vía | Wikipedia

Las grutas de las Güixas, un viaje al interior de Huesca
Ocio y cultura

Las grutas de las Güixas, un viaje al interior de Huesca

Escrito por: Victor Alós
3 Noviembre 2014
Sin comentarios
2 minutos

Cuando hablamos de viajar a las entrañas de un lugar, pocas veces nos acercaremos más a la realidad como cuando visitamos una de las muchas grutas visitables que hay en España. Cuando nos adentramos al interior de la tierra viajamos a otro mundo, más oscuro, pero también más tranquila y que nos transporta a los albores de nuestro planeta.

En la población de Villanúa se encuentran la gruta de las Güixas, una de esas cavidades que ocultan grandes tesoros forjados por el paso del agua durante milenios y que hoy se pueden visitar para admirar el trabajo que el líquido ha realizado, creando cavidades en las que hay estalagtitas y estalagmitas, además de espectaculares columnas que visten las paredes y los rincones de la cueva.

Una pasarela lleva al visitante hasta las distintas zonas visitables de la Gruta de las Güixas, que durante siglos ha servido como hogar de algunos grupos de habitantes. Hoy solo viven en ella algunos animales que se han acostumbrado a vivir en las escasas condiciones de iluminación que hay en este lugar.

Entre estos animales están los murciélagos, unos habitantes de la gruta que han hecho que esta sea declarada Lugar de Interés Comunitario (LIC) dentro de la Red Natura 2000 europea. La visita se realiza junto a guías especializados que explican todas las características del recorrido y enseñan las costumbres y forma de vida de la fauna que se encuentra en el interior de la cueva.

Antes de comenzar la visita se pasa por un centro de interpretación, en el que nos ponen en antecedentes de la historia geológica de la gruta, el espacio natural en el que está enmarcado, la sierra de Corallada y mediante un interesante y ameno audiovisual, un antiguo morador de la gruta explicará parte de sus secretos. Otra sala está dedicada a los murciélagos, que a diferencia de otras grutas visitables, sigue viviendo y reinando en la Gruta de las Güixas.

Vía | Turismo Villanua

Castillo de Loarre, el vigilante de las llanuras de la Hoya de Huesca
Lugares de interés

Castillo de Loarre, el vigilante de las llanuras de la Hoya de Huesca

Escrito por: slledo
17 Septiembre 2012
Sin comentarios
2 minutos

El castillo de Loarre es una fortificación de estilo románico construida en el siglo XI por mandato del rey Sancho III. Ubicado en la sierra de Loarre, a unos 35 kilómetros de Huesca, tenía una visión magnífica de toda la llanura de la Hoya de Huesca. Fue uno de los castillos construidos en lugares estratégicos para controlar los movimientos de los enemigos de Bolea y servir como avanzadilla para los ataques.

Sin embargo, para entender su composición en su totalidad hay que conocer sus diferentes etapas y añadidos. Lo primero en erigirse fue el castillo/fortaleza por Sancho III. Más tarde durante el reinado de Sancho Ramírez, en el año 1071 se decidió ampliar la originaria construcción añadiendo la Iglesia de San Pedro. Su fachada y su tambor absidal forman parte del sistema de defensa del castillo.

De esta época también son el algibe o la Torre Albarrana. Las torres albarranas son las que se colocaban extramuros para vigilar la puerta de entrada. Aunque realmente es una torre curiosa ya que si realmente tenía una función defensiva no tenía el estilo normalmente utilizado para edificios con estos objetivos. No tenía azotea ni almenas.

Por último nos quedan las últimas remodelaciones que se hicieron alrededor del castillo, entre las que consta su muralla de 200 metros con once torreones. Sus muros con un grosor de más de metro y medio permitieron que se hiciera un paso de vigía para hacer las guardias. Gracias a su buen estado de conservación fue elegido para grabaciones del programa "La noche de los castillos" y también participó en el rodaje de la película "El Reino de los Cielos".

Vía | Castillo de Loarre
Foto | Flickr-Encuentro Edublogs

Pueblos con encanto: Aínsa
Lugares de interés

Pueblos con encanto: Aínsa

Escrito por: slledo
11 Julio 2012
Sin comentarios
2 minutos

Como iréis viendo, los pueblos de corte antiguo me llaman mucho la atención. Simplemente me atrapan, y si a esto le sumamos un entorno lleno de naturaleza ya casi se convierten en perfectos. Puede que en ellos hagamos lo mismo que si estuviésemos en casa, salir a pasear, tomar algo en una terraza, hacer la compra...todo es especial si estás rodeada de edificios medievales y calles empedradas.

La villa de Aínsa forma parte de la provincia de Huesca. Fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1965 gracias a sus calles y sus edificios donde dejaron sus raíces diferentes civilizaciones que poblaron el lugar. Se han encontrado restos que podrían ser de la época romana pero realmente, los primeros datos que se encuentran de esta villa son del año 1124.

Aínsa se ha convertido en un lugar de paso para los turistas hacia excursiones por la naturaleza ya sea en bici o andando. De hecho, está situada en un lugar privilegiado, a 598 metros de altitud entre los ríos Cinca y Ara. Para los amantes de la naturaleza es como estar en el paraíso ya que se encuentra entre el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, el Parque Natural de los Cañones y la Sierra de Guara y el Parque Natural Posets-Maladeta.

Aínsa en principio tenía un castillo separado del pueblo y un recinto amurallado cuyo interior tenía dos iglesias. Actualmente sólo se conservan el trazado de las puertas de la iglesia de Santa María del siglo XI o XII. Posteriormente el pueblo se amplió y acabó uniéndose al castillo. Tomarse algo en la Plaza Mayor es todo un placer, al igual que pasear por las estrechas calles del casco antiguo.

Vía | Villa de Ainsa
Foto | Untipografico


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.