Cinco platos destacables de la gastronomía de Cantabria
Gastronomía

Cinco platos destacables de la gastronomía de Cantabria

Escrito por: Victor Alós
12 Agosto 2017
Sin comentarios
2 minutos

El Norte de España esconde muchas interesantes propuestas gastronómicas que hacen que no solo sea un lugar de una especial belleza, sino que nos permita disfrutar de unos momentos intensos frente a la mesa. Cantabria es una de las regiones que más nos atraen, así que es el momento de detenernos en los cinco platos tradicionales de esta región que más nos han llamado la atención y que no deben faltar en la visita que realicemos a esta Comunidad Autónoma.

En otros puntos de España se llaman "calamares a la romana", pero en Cantabria tienen un aspecto y un sabor especial. No son aros de calamar, sino que se presentan en tiras, más gruesas y con un rebozado similar, pero que le aporta un sabor y una textura distintos. Es inevitable disfrutar de este plato en forma de tapa o ración, acompañado por un vermut, un vino o una cerveza en cualquier de los muchos bares, sino todos, que los sirven.

Un plato contundente de esos que se necesitan para sobrellevar las bajas temperaturas del invierno cántabro. Se trata de un cocido que sustituye los tradiconales garbanzos por alubia blanca. Además lleva berzas y el típico "compaño", que está compuesto por chorizo, costilla, morcilla y tocino procedente de la matanza del cerdo.

Esta población es la más famosa en la elaboración de estas anchoas del Cantábrico, aunque con el mismo procedimiento se elaboran en otras poblaciones como Colindres, Laredo y Castro. Se elaboran con cuidado y se conservan en aceite de oliva, listas para ser disfrutadas en cualquier momento. Porque siempre es el momento para disfrutar de una ración de estas anchoas, que tienen una justa y merecida fama fuera de las fronteras cántabras.

Este plato guarda muchas similitudes con el marmitako vasco. La marmita es un plato típico de la tradición marinera que se elabora con patata, bonito, cebolla y pimiento. Se cocina para celebrar alguna de las fiestas tradicionales de estos pueblos marineros, por lo que se considera plato de celebración. Un clásico que no debe faltar para conocer bien la gastronomía de Cantabria.

Los postres son importantes también en la gastronomía cántabra y no hay que olvidar tomar los sobaos pasiegos y la quesada. Tienen como ingredientes básicos la harina y la mantequilla. En el caso de la quesada se le añade queso, que se aporta un sabor muy reconocible y excelente que hace las delicias de quien los prueba.

Cinco de las mejores playas de Cantabria
Lugares de interés

Cinco de las mejores playas de Cantabria

Escrito por: Xavi Vargas
2 Agosto 2017
Sin comentarios
2 minutos

La región de Cantabria cuenta con más de doscientos kilómetros de costa bañada por el Mar Cantábrico. A lo largo de este litoral encontramos casi un centenar de playas, muchas de ellas maravillosas. Si estáis pasando pasar unas vacaciones por esta zona, aquí van cinco recomendaciones, cinco de las mejores playas de Cantabria.

Santander es la capital de Cantabria, y dentro de la ciudad la playa más popular y famosa es la de El Sardinero, playa que recibe el nombre del barrio más conocido y turístico de Santander. En realidad, El Sardinero no es una playa sino dos en la misma línea de costa, Primera y Segunda, distinguidas en su tiempo por las clases sociales que la frecuentaban, a una la burguesía, a la otra el pueblo llano.

De una playa urbana, concurrida y familiar, pasamos a una que destaca por su exuberante paisaje, aislada y habitualmente tranquila: la Playa de Arnía. Dentro del municipio de Piélagos, apenas a unos 10 kilómetros de Santander, encontramos esta playa que para muchos es de las más bonitas de España, enmarcada entre acantilados y rocas calizas. Por algo llaman a esa línea de litoral la Costa Quebrada.

Es difícil ponerse de acuerdo sobre cuál es la playa más bonita de una región, pero en el caso de Cantabria el nombre de la Playa de Langre siempre sale a colación en este tipo de discusiones. Sita en el municipio de Ribamontán al Mar, es un arenal de un kilómetro que parece encajonado entre un acantilado de algo más de 20 metros de altura. Playa para surfistas y también para nudistas.

Dentro del Parque Natural de Oyambre encontramos esta playa que luce el mismo nombre, y que está dentro del municipio de Valdáliga, entre San Vicente de la Barquera y Comillas, villas de visita obligada. Esta Playa de Oyambre tiene casi dos kilómetros de longitud, cercenada en un extremo por la Ría de la Rabia y un campo de dunas. Es una playa ventosa, así que es frecuentada por los amigos del surf.

Hay que estar un poco loco para reducir la costa cántabra a una lista de sólo cinco playas, de ahí que terminemos este post con la Playa de los Locos. Esta playa del municipio de Suances cuenta también con buenas olas y con un fabuloso paisaje de acantilados que hay que descender para llegar hasta la arena. Antes había en la zona un hospital psiquiátrico, de ahí el curioso nombre de la playa.

Foto | Flickr - Julio César Cerletti García

La Comunidad de Cantabria renueva su convenio con Ryanair
Noticias

La Comunidad de Cantabria renueva su convenio con Ryanair

Escrito por: Juan Luis
12 Marzo 2017
Sin comentarios
2 minutos

Cantabria es un destino turístico del norte de España que está consiguiendo unos resultados bastante positivos en materia de turismo y es por ello por lo que ha decidido renovar el convenio con Ryanair. Es muy interesante para que los cántabros y los turistas dispongan de una serie de rutas para poder realizar un viaje por diferentes puntos de España y otros países.

La renovación del convenio entre Cantabria y Ryanair costará 3,2 millones de euros al año y permitirá tener conexiones con ciudades europeasSe trata de una renovación que permitirá al aeropuerto Seve Ballesteros de Santander tener ocho conexiones directas con diferentes destinos europeos, que es una noticia sin duda muy importante. El coste total de la renovación es de unos 3,2 millones de euros al año, con el objetivo de tener conexiones con una frecuencia mínima de dos vuelos a la semana.

Para la ciudad de Santander y el resto de Cantabria es una buena noticia tener conexiones con diferentes lugares de Europa, ya que esto posibilitará que los ciudadanos tengan la posibilidad de hacer una escapada y que turistas europeos puedan conocer las tierras cántabras en vacaciones.

La Comunidad de Cantabria renueva su convenio con Ryanair

A partir de la renovación del convenio se dispondrá de una serie de conexiones con diferentes ciudades europeas. Es una buena noticia tener conexiones con Edimburgo, Dublín, Londres, Dusseldorf, Berlín, Roma, Milán y también Bruselas, que son destinos de Europa bastante apetecibles a la hora de realizar un viaje a lo largo de todo el año.

En las rutas nacionales merece la pena destacar que se mantendrá la conexión con la ciudad de Valencia, además de anunciarse otras alternativas para poder viajar hasta Marrakech en breve, que será otra de las novedades que se avecinarán en los próximos meses ya que será una de las rutas disponibles a partir del invierno.

Cantabria sigue siendo un destino muy interesante para los turistas por sus encantos naturales, paisajes montañosos, excelentes playas y además por su excelente gastronomía, donde destacamos su famoso cocido montañés. Todo ello permitirá atraer a muchos europeos que deseen pasar unas vacaciones en esta zona del norte de España.

Estas conexiones de Ryanair van a permitir que los propios cántabros puedan elegir un lugar para poder hacer una escapada y van a ser muy positivas para una mejor conectividad de la comunidad cántabra.

Vía | Expreso
Foto | Saraprez930-Pixabay
Foto 2 | Jochemy-Pixabay

La Cueva de Altamira, la Real Academia del Arte Rupestre que se encuentra en Santillana del Mar
Lugares de interés

La Cueva de Altamira, la Real Academia del Arte Rupestre que se encuentra en Santillana del Mar

Escrito por: Victor Alós
10 Febrero 2016
Sin comentarios
2 minutos

Hay lugares en España que resultan increiblemente hermosos, que aúnan el trabajo de la Naturaleza durante millones de años y la mano del hombre desde mucho antes de lo que imaginamos. De hecho, en Santillana del Mar, una pequeña y preciosa población de Cantabria se encuentra la Cueva de Altamira, un accidente geográfico que ha servido de refugio y hogar a seres humanos desde hace 35.000 años. Esta cueva fue ocupada desde, aproximadamente desde ese momento hasta 13.000 años antes de nuestra era. En ese momento se produjo un derrumbe en la entrada que selló el acceso.

Esto ha hecho que los tesoros ocultos en su interior hayan perdurado hasta hoy. En las paredes de Altamira se han encontrado cientos de dibujos realizados con las manos y primitivos instrumentos de pintura, representando bisontes, con impresiones de manos y símbolos de los que se desconoce el significado pero que están perfectamente visibles y que nos muestran el trabajo de cientos (sino miles) de generaciones de habitantes de la zona.

La cueva fue descubierta en el año 1868 por un cazador y el arqueólogo Marcelino Sanz de Sautuola fue el encargado de realizar los primeros estudios sobre ellos. Así, se consiguió determinar su antigüedad, algo que causó una gran conmoción en la sociedad de la época, porque tiraba por tierra todo lo que creían saber sobre la historia de la Humanidad.

Aunque se podía visitar la cueva, las condiciones de conservación hacían que fuera muy limitado el acceso. Hace unos años se cerró la posibilidad de acceder a la cueva y se construyó una réplica exacta para que los visitantes pudieran observar las figuras dibujadas en las paredes como si fueran las reales.

Después se volvió a abrir al público, aunque de manera mucho más limitada. Se organizan grupos de cinco personas una vez a la semana, que pueden ver en directo la cueva de Altamira. Eso sí, se ha de firmar un documento con las exigencias para poder visitar la cueva, que incluyen una lista de comportamientos prohibidos, pensando en mantener la integridad de las figuras. Las personas que quieren entrar en la cueva se han de reunir cada día de visita y allí se seleccionan a los afortunados que podrán realizar la visita.

Para optar hay que ser mayor de 16 años y acatar completamente las normas estipuladas.

Foto | Wikipedia
Página Oficial | Museo de Altamira

El cocido montañés, un plato típico de Cantabria que aporta las calorías necesarias para pasar el invierno
Gastronomía

El cocido montañés, un plato típico de Cantabria que aporta las calorías necesarias para pasar el invierno

Escrito por: Victor Alós
27 Mayo 2015
Sin comentarios
2 minutos

La gastronomía española es extremadamente rica, y aunque ya hemos hablado del que se puede considerar el plato estrella de España, la paella, hay otros muchos que no son tan conocidos pero que merecen estar presentes en nuestras mesas de manera habitual. En Cantabria, el plato tradicional y que hay que probar si se viaja hasta esta comunidad autónoma es el cocido montañés.

Este contundente plato es una bomba de calorías, destinado a paliar los efectos del duro invierno cántabro, y por ello es de sabor potente y con una gran cantidad de carne. Las protagonistas de este plato tradicional son las alubias, que junto con la berza y el compago sirven de base del mismo.

Además de estas legumbres y verdura, es normal en este cocido encontrar carnes provenientes del "matanciú del chon", es decir, de la matanza del cerdo. Tocino, chorizo, costilla y morcilla dan el sabor y la potencia al cocido montañés, que se agradece si se visita la región cuando el frío hace acto de presencia y es necesario conseguir calor.

Pero estos no son todos los ingredientes necesarios para cocinarlo, ya que los entendidos dicen que hay que utilizar dos más: una cocina de leña y mucho cariño.

Al tratarse de un plato típico, es fácil encontrarlo en el menú de muchos restaurantes de la provincia de Santander, aunque se dice que para disfrutarlo como toca hay que desplazarse hasta el Valle de Cabuérniga, situado en una zona muy montañosa de Santander y donde los rigores del invierno lo convierten en el plato ideal para mantenerse activo y con fuerzas. Otros lugares donde se puede disfrutar del cocido montañés es en poblaciones como Bárcena Mayor o Cabezón de la Sal, aunque, como he comentado, es muy popular en toda la provincia.

Aunque se suele consumir como plato único, puede servirse también con la verdura en primer lugar y la carne formando parte de un segundo plato. Sea como sea, es mejor que sea en invierno, porque enfrentarse a semejante delicia en verano puede ser demasiado.

Foto | Wikipedia
Vía | Wikipedia

El Museo de la Tortura de Santillana del Mar, un regreso a la época más oscura
Ocio y cultura

El Museo de la Tortura de Santillana del Mar, un regreso a la época más oscura

Escrito por: Victor Alós
20 Agosto 2014
Sin comentarios
2 minutos

La historia de España tiene muchos momentos brillantes recogidos en colecciones expuestas en muchos museos. Pero también tiene una parte oscura y tenebrosa que nos provoca no pocos escalofríos. Entre los museos que se pueden visitar en Cantabria, nos encontramos con el Museo de la Tortura, una colección privada de alguno de los instrumentos utilizados por la Inquisición Española.

Esta exposición está ubicada en Santillana del Mar, una de las localidades con más alicientes para visitar que podemos encontrar en Cantabria. El Museo El Solar, donde se encuentra esta exposición permanente, se encuentra a medio camino entre la Colegiata y el Ayuntamiento, en la calle Jesús Otero.

En la entrada del Museo nos da la bienvenida una inquietante armadura medieval, que ya nos da una pista acerca de lo que vamos a encontrar en el interior. Pero no se trata de una simple colección de réplicas de artefactos de tortura, ya que muchas de las piezas que se puede ver en la colección son auténticas.

Sabiendo que muchas personas han pasado por esas herramientas de dolor, la visita se convierte en algo mucho más intenso. La visita comienza en el patio exterior, donde hay varios instrumentos de tortura, decorados con esqueletos simulados para ir poniendo al visitante en situación.

Dentro se pueden ver piezas destinadas a la burla y el escarnio público, herramientas para causar daños al reo sin matarlo y finalmente, otras pensadas para la tortura más extrema, incluyendo algunas cosas que estaban destinadas solo a mujeres y que hace que se pongan los pelos de punta.

Otras piezas son reproducciones de utensilios que se utilizaron en otros países, como la Dama de Hierro alemana o cinturones de castidad venecianos. Es un recorrido por la historia más oscura de España, pero que resulta ser una visita entretenida y que sí, también tiene su puntito morboso.

Vía | Santillana del Mar Turismo

La Ruta de los Foramontanos, desde el Valle del Saja a la Cordillera Cantábrica
Ocio y cultura

La Ruta de los Foramontanos, desde el Valle del Saja a la Cordillera Cantábrica

Escrito por: slopez
22 Abril 2013
Sin comentarios
3 minutos

Si algo nos ofrece la región de Cantabria es infinidad de paisajes naturales que se pierden ante la vista. Para poder recorrer estos paisajes, están creadas una serie de rutas, algunas de las cuales son legendarias. Una de las que tienen un mayor eco por su historia y su importancia es la Ruta de los Foramontanos.

Antes de conocer la ruta, debemos explicar que los foramontanos fueron los repobladores del norte del país en la zonas de El Bierzo y la parte norte de la meseta del Duero, las cuales quedaron vacías tras las guerras entre los musulmanes y el Reino de Asturias. Dicha repoblación se produjo durante el siglo IX.

La Ruta de los Foramontanos comienza en el Valle de Saja y finaliza en la Cordillera Cantábrica, desde Cabezón de la Sal hasta Reinosa, en un trayecto que abarca unos setenta y seis kilómetros a lo largo de la Reserva Nacional del Saja y las montañas cántabras. Una ruta que alterna el paisaje natural con las visitas culturales.

Fundamentalmente, los amantes del senderismo tienen una gran oportunidad de disfrutar de uno de los parajes naturales más amplios y bellos de España, donde los bosques repletos de hayas, robles y castaños alternan con la fauna predominante en la que encontramos venados, ciervos, zorros y jabalíes, entre otros.

Pero, además de esta oferta natural, el recorrido también nos permite conocer interesantes rincones culturales de Cantabria. Empezando por la misma localidad de Cabezón de la Sal, donde podemos encontrar museos como el Museo del Calabozo Real, el Museo del Traje Regional o el Museo del Poblado Cántabro.

Otras localidades que podemos visitar son Cabazón (a unos dos kilómetros de Cabezón de la Sal), donde el Museo de la Naturaleza nos muestra la vida e historia de la reserva natural. Mazuerras, declarado en el año 2010, el pueblo más bonito de Cantabria. O Bárcena Mayor, uno de los pueblos más turísticos de la región.

Incluir también un paso por la Cueva del Soplao, entre los municipios de Valdáliga y Rionansa. Esta cueva está considerada única a nivel mundial por la cantidad de formaciones geológicas que se aprecian en sus veinte kilómetros de recorrido, de los cuales sólo cuatro están abiertos al público en general.

Localidades que se encuentran a poco más de veinte kilómetros del lugar de inicio como Comillas, Santillana del Mar o San Vicente, y, ya llegando al final de la ruta, en Reinosa, podemos encontrar gran riqueza de arte románico, en especial a través de los restos arqueológicos de la ciudad romana de Julióbriga.

De todo podemos encontrar en esta Ruta de los Foramontanos que, además, ha añadido también otra serie de servicios en restaurantes y hoteles que han fomentado de manera importante el turismo rural de la zona. Un auténtico recorrido histórico, cultural y natural para todos aquellos que quieran encontrar una ruta atractiva ya definida.

Vía | turismodecantabria
Foto | flickr-eduardsola

Gastronomía en Cantabria
Gastronomía

Gastronomía en Cantabria

Escrito por: slopez
8 Abril 2013
2 Comentarios
3 minutos

Dentro de unas planificadas vacaciones, siempre hay que dejar un apartado para degustar los mejores platos y bebidas de cada lugar que visitamos. Dentro de la comunidad autónoma cántabra, podemos encontrar diferentes especialidades, tanto en marisco y pescado como en carnes, al igual que magníficos postres y bebidas típicas de la tierra. Vamos a probarlas.

Si por algo destaca la zona cántabra es por su selección de pescado y marisco (normal cuando estás bañado por el Mar Cantábrico). Aunque toda la costa es válida para ello, destaca sobremanera la bahía de Santander, donde se pescan estupendos ejemplares de almejas, mejillones, berberechos o nécoras, entre otros. Pescados como la lubina, la merluza o los cabrachos son los más llamativos. Platos típicos en ese sentido son las almejas a la cazuela o la merluza en salsa verde.

La ternera es la carne más abundante en Cantabria, con un tipo de especie vacuna llamada vaca tudanca, autóctona de la región. La fama de esta carne hace que todos los años se celebre allí la feria ganadera más importante de España. La carne de caza también es rica de degustar con el venado, el corzo o el jabalí.

Uno de los platos más tradicionales de Cantabria, y que nunca debemos dejar de probar si pasamos por estas tierras, es el famoso cocido montañés. Alubias, berzas, chorizo y morcilla de arroz se guisan junto a la carne de cerdo (o chon como se llama en Cantabria) para crear un plato que aporta gran cantidad de calorías (una vez al año, no hace daño) y que también es llamado Puchera Montañesa.

Después de una buena comida, un postre nunca sienta mal para contrastar el salado con el dulce. Los sobaos y las quesadas pasiegas son los más destacados, además de el hojaldre, que recibe diferentes nombres dependiendo del lugar (corbatas en Unquera y San Vicente de la Barquera, polkas en Torrelavega o sacristanes en la localidad de Liérganes). A esto, debemos unir la calidad de la leche cántabra, de la que derivan ricos productos por toda la región.

Y si nos hemos quedado algo llenos con una opípara comida, nada mejor que rebajarlo con la bebida típica de Cantabria: el orujo. El orujo se elabora de manera artesanal y su origen se remonta al siglo XIV, en el Valle de Liébana. Destacar también la sidra y el chacolí (un tipo de vino blanco), sin olvidar sus excelentes vinos con dos certificaciones de origen, Vino de la Tierra Costa de Cantabria y Vino de la Tierra de Liébana.

En cualquier rincón de Cantabria podemos probar cualquiera de los productos que el mar y la tierra dan para nuestra satisfacción. Sin duda que Cantabria, una de las tierras con más tradición gastronómica, nos dejará un muy buen sabor de boca tras haber probado estos excelentes bocados típicos y tradicionales.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-Aleyda Solis

La ciudad de Santander, belleza, nobleza y lealtad
Lugares de interés

La ciudad de Santander, belleza, nobleza y lealtad

Escrito por: slopez
4 Abril 2013
Comentario
3 minutos

La muy noble, siempre leal, decidida, siempre benéfica y excelentísima. Así reza el lema de una de las ciudades más bellas de nuestro país y del mundo en general. Ciudad y municipio a la vez, capital de la comunidad autónoma de Cantabria, recibe la fría brisa del Mar Cantábrico por el norte y se llama Santander.

Desde la época romana, Santander viene sentando las bases de su propia historia a lo largo de los siglos. Cabe destacar que fue, a partir de los siglos XVIII y XIX, cuando la ciudad comenzó a impulsarse a un mayor nivel comercial y urbano, añadiendo a ello su vocación turística con su oferta balnearia desde la segunda mitad del siglo XIX.

Muchos son los lugares que poder apreciar en Santander, por lo que vamos a destacar algunos de ellos. Su arquitectura es realmente exquisita, mostrando edificaciones de tipo civil y religioso y museos. Además, conjuntos históricos y espacios naturales le otorgan un brillo que pocas ciudades poseen.

Edificios civiles como los del Banco de España (de comienzos de siglo XX y basado en el estilo renacentista italiano), el Banco de Santander (construido a finales del siglo XIX), el lujoso Hotel Real (de principios del siglo XX, en color blanco y con tejado de pizarra) o el Palacio de Exposiciones y Congresos, ubicado en la Playa del Sardinero.

Edificios de carácter religioso como la Catedral de Santa María de la Asunción (de estilo gótico, data del siglo XIV y son dos edificios superpuestos, una iglesia y la catedral construida sobre ella), el Convento de las Madres Clarisas (de mediados del siglo XVII, destaca por ser, en la actualidad, sede de la Tabacalera) o la Iglesia del Santísimo Cristo, de principios del siglo XII, en cuyo interior se pueden observar yacimientos arqueológicos a través de un cristal que hace las veces de suelo.

También existe otro tipo de oferta cultural a través de los museos. Museos como la Casa-Museo de Menéndez Pelayo (en honor al famoso escritor, conteniendo más de cuarenta y un mil volúmenes donados por él mismo), el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo (situado en el centro de Santander, destaca por unas excelentes muestras pictóricas), el Museo de Prehistoria y Arqueología o el Museo Marítimo del Cantábrico, donde podemos aprender todo sobre el mundo marino.

Santander también resalta por sus magníficas playas. Playas como La Magdalena o el Sardinero. La Playa del Sardinero, cuyo origen data del siglo XIX, derivando su nombre de ser, durante mucho tiempo, un caladero de sardinas. Tiene 2 kilómetros de largo y comenzó sus obras de urbanización a mediados del siglo XIX para convertirla en lugar de visita y residencia de muchos burgueses.

Sus paisajes naturales tampoco pasan desapercibidos. El Parque Natural de las Dunas de Liencres es el conjunto de dunas más grande de toda Cantabria, mientras que el Parque de la Naturaleza de Cabárceno es el parque de animales más extenso de Europa con unos enormes recintos para poder apreciar a las diferentes especies animales casi en libertad.

Para finalizar, una buena comida a base de cocido con alubia, berza, carne de cerdo y morcilla de arroz (en el caso del cocido lebaniego, se cambian las alubias por garbanzos), seguida de un buen pescado como salmonetes, bocartes, lubinas o sardinas, para acabar con un postre como la polka (un exquisito hojaldre con una capa de azúcar por encima), los sobaos o las quesadas.

Lo mejor es organizar previamente la visita para no perdernos nada, puedes obtener ayuda en las redes sociales como en Rumbo.es en Slideshare.

Vía | spain.info
Foto | flickr-juanjominor

El Astillero, localidad rodeada de rías en Cantabria
Lugares de interés

El Astillero, localidad rodeada de rías en Cantabria

Escrito por: slopez
2 Abril 2013
Sin comentarios
3 minutos

Al sur de la bahía de Santander tenemos el municipio de El Astillero. Posee la particularidad geográfica de que se encuentra delimitado por varias rías, la de Solía, la del Carmen y la de Astillero. Al pie de la Peña Cabarga (macizo que pertenece al parque natural del mismo nombre), debido a las rías y la costa, forma un terreno bastante húmedo en el que anidan varias aves migratorias a lo largo del año.

Su nombre le viene al pelo con respecto a su historia, que se remonta a la época de Felipe II. Reconocida por su dedicación a la construcción naval, tuvo gran actividad como tal en el siglo XVIII, aunque dicha actividad también se mantiene en la actualidad y es parte imprescindible del marco que presenta Astillero. Pero no solamente de la industria y de la construcción naval vive Astillero. Otro tipo de atracciones, a nivel más cultural, también aparecen en este municipio cántabro para disfrute, no sólo de los habitantes de la misma, sino para todo aquel que quiera visitarla en cualquier momento del año.

Dentro del Patrimonio Histórico-Artístico que presenta, tenemos el Santuario de la Virgen de Muslera. Esta iglesia aparece, por vez primera, en el siglo IX, siendo remodelada en el siglo XVII, manteniendo, hoy en día, algunos restos de la misma. La capilla mayor y la sacristía son de estilo gótico, mientras que contiene, además, un retablo anterior al siglo XVII con la imagen de la Virgen de la Muslera en su interior. Este santuario se localiza en la la localidad de Guarnizo.

Otra edificiación destacada es la Iglesia de San José, de mediados del siglo XX y construida en estilo románico, aunque alterna su techo con el estilo mudéjar. Muy destacado, en el interior, es su retablo de estilo churrigueresco. Este retablo data del siglo XVIII y pertenecía a la edificación antigua sobre la que se basó la actual iglesia.

Otros lugares de interés que debemos visitar en nuestro recorrido por la zona de Astillero son la Casa Consistorial (edificio de finales del siglo XIX, inspirado en la arquitectura de tipo francesa, en cuyos arcos de entrada y fachada encontramos relieves representando el pasado histórico del lugar) y el Cargadero de Orconera, antigua instalación de mineral de hierro de finales del siglo XIX que, actualmente, está pendiente de ser declarado Bien de Interés Local.

Y si también existe un buen momento para visitar Astillero es durante algunas de sus festividades. Festividades como el Carnaval de Astillero (con entierro de la sardina incluido), las Fiestas de San José (con eventos a lo largo de todo el mes de marzo), la Fiesta del Deporte (durante los meses de marzo y abril se premia a deportistas municipales que han destacado en disciplinas a lo largo del año) o el día de Santa María Muslera (15 de agosto), incluido en la Festividad de verano de la Planchada, con diversas actividades culturales y deportivas en el mes de agosto, destacando los saltos de hípica y las regatas de traineras.

Por supuesto que, después de tanta actividad y movimiento, hay que reponer fuerzas. El plato más típico por excelencia de la zona del Astillero es el calamar y el cachón (o jibia) en su tinta. Fáciles de capturar en primavera, cerca de la costa, la cosa se complica en verano, teniendo que ir a buscarlos en aguas más profundas. Un exquisito plato para todos los que gusten de este manjar en cualquier restaurante del municipio.

Vía | wikipedia
Foto | flickr-j. dani teran


Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.